Volver

Detectando los signos tempranos del Autismo en la pre-infancia

La etapa de pre-infancia desempeña un papel crucial en el desarrollo infantil, y la identificación temprana de posibles signos de autismo puede tener un impacto significativo en el futuro del niño. Aunque cada niño es único y el autismo se presenta de manera variada, hay señales que los padres y cuidadores pueden reconocer durante la pre-infancia. En este artículo, exploraremos estos indicadores tempranos y brindaremos información sobre cómo identificarlos de manera efectiva.


1. Dificultades en la comunicación social en la pre-infancia

Los indicios de autismo en la pre-infancia frecuentemente se manifiestan en la manera en que un niño interactúa con su entorno y las personas a su alrededor. Algunos signos que sugieren dificultades en la comunicación social abarcan:

Falta de contacto visual:

Los bebés y niños pequeños suelen buscar activamente el contacto visual con sus padres y cuidadores. La falta de interés en mantener el contacto visual o la evitación de mirar a los ojos de los demás puede ser un indicador a tener en cuenta como posible señal de autismo.

Falta de respuesta al nombre:

Por lo general, los niños suelen reaccionar al escuchar su nombre. La falta de respuesta o la aparente falta de reconocimiento del propio nombre en un niño podrían indicar una señal de alerta que es importante tener en cuenta.

Falta de imitación:

La ausencia de imitación de acciones o expresiones faciales de los demás en un niño podría sugerir desafíos en la comunicación social.


2. Comportamientos repetitivos y restringidos en la pre-infancia

Otro grupo de señales tempranas de autismo puede vincularse a comportamientos repetitivos y restringidos. Algunos ejemplos de estos patrones incluyen:

Movimientos repetitivos:

En la pre-infancia, movimientos como el balanceo, girar objetos o agitar las manos de forma repetitiva pueden ser indicios de posibles señales de autismo.

Intereses intensos en temas específicos:

En algunos casos, los niños con autismo pueden mostrar un interés notablemente intenso en temas, objetos o actividades específicas, a veces excluyendo otras formas de juego o interacción.

Rigidez en rutinas:

En esta etapa, los cambios en la rutina pueden representar un desafío particularmente significativo para los niños con autismo. La resistencia extrema o la angustia frente a alteraciones en la rutina diaria podría indicar un signo a tener en cuenta.


3. Retraso en el desarrollo del lenguaje y juego imaginativo

El desarrollo del lenguaje y el juego constituyen aspectos cruciales en el crecimiento infantil, y pueden experimentar impactos en niños con autismo. Algunos indicadores a tener en cuenta son:

Retraso en el desarrollo del lenguaje en la pre-infancia:

Durante la pre-infancia, los niños con autismo a menudo enfrentan desafíos para alcanzar los hitos del lenguaje, como el balbuceo, la emisión de palabras o la combinación en frases.

Ausencia de juego imaginativo:

En muchos casos, los niños suelen desarrollar juegos imaginativos y de ficción a esta edad. La ausencia de interés o habilidad para participar en el juego imaginativo en un niño podría considerarse una señal a tener en cuenta.


4. La importancia de la detección temprana

La identificación temprana de los signos de autismo en la pre-infancia es fundamental para facilitar una intervención temprana y proporcionar el apoyo necesario. Si los padres o cuidadores observan varios de estos signos en su hijo, se recomienda buscar una evaluación realizada por profesionales de la salud y el desarrollo infantil. Es importante tener en cuenta que cada niño es único y que el desarrollo puede variar, pero estar atentos a las señales tempranas puede posibilitar una intervención y apoyo adaptados para promover el mejor desarrollo del niño.


Nuestro Método ha sido meticulosamente creado para dirigir el desarrollo del lenguaje de manera progresiva, acompañando a nuestros pequeños en su jornada diaria hacia su máximo potencial. Los niños participan activamente en el aprendizaje a través del juego, la música y la danza junto a sus familias.


Crea tu cuenta y Prueba gratis el Programa online:

Volver
Volver

Gestionando el estrés en niños con Autismo

Gestionando el estrés en niños con Autismo

El estrés es una respuesta natural del cuerpo a situaciones desafiantes, pero en el caso de los niños con autismo, puede manifestarse de manera única y requerir un enfoque sensible y efectivo para su manejo. En este artículo, exploraremos las causas del estrés en niños con autismo y proporcionaremos estrategias prácticas para ayudarlos a gestionar y mitigar estos sentimientos.

Causas del estrés en niños con Autismo

Las causas del estrés en niños con autismo pueden variar ampliamente según las características individuales de cada niño.

Sensibilidades sensoriales:

Los niños con autismo pueden ser especialmente sensibles a estímulos sensoriales, como luces brillantes, ruidos fuertes o texturas desconocidas. Estas sensibilidades pueden desencadenar respuestas de estrés.

Cambios en la rutina:

La predictibilidad y la rutina son importantes para muchos niños con autismo. Los cambios inesperados en la rutina diaria pueden causar ansiedad.

Dificultades en la comunicación:

La dificultad para expresar necesidades y deseos puede llevar a la frustración.

Interacciones sociales desafiantes:

Las dificultades para entender y comunicarse con los demás pueden generar estrés en situaciones sociales.


Estrategias para gestionar el estrés

La gestión efectiva del estrés en niños con autismo es esencial para promover su bienestar y reducir las posibles consecuencias negativas.

Crear un entorno calmante:

Proporciona un espacio de relajación que incluya elementos reconfortantes, como luces suaves o música suave.

Proporcionar ayuda visual:

Utiliza herramientas visuales, como horarios visuales y tarjetas de elección, para ayudar al niño a anticipar y comprender las actividades diarias. Esto puede reducir la incertidumbre y el malestar.

Enseñar estrategias de autoregulación:

Enseña técnicas de autoregulación, como la respiración profunda o el uso de objetos sensoriales, para que el niño pueda manejar su estrés de manera efectiva.

Fomentar la comunicación:

Apoya las habilidades de comunicación del niño, ya sea a través del habla, el lenguaje de señas u otros sistemas alternativos. Una comunicación efectiva puede reducir la frustración y el estrés.

Anticipar cambios y transiciones:

Siempre que sea posible, proporciona información anticipada sobre los cambios en la rutina o las actividades. Esto ayuda al niño a prepararse mentalmente y reducir la ansiedad.

Ofrecer oportunidades de elección:

Siempre que sea posible, permita que el niño tome decisiones dentro de límites apropiados puede darle un sentido de control y reducir el estrés relacionado con situaciones fuera de su control.

Incorporar intereses específicos:

Apoya los intereses y habilidades específicos del niño en las actividades diarias, esto puede aumentar la motivación y la participación, lo que a su vez puede reducir el estrés.

Fomentar la participación en actividades sensoriales:

Siempre que sea posible, proporciona oportunidades para la estimulación sensorial que el niño encuentre reconfortante. Esto puede ayudar a reducir la sensación de sobrecarga sensorial y el estrés asociado.


Gestionar el estrés en niños con autismo es un proceso continuo que requiere paciencia, empatía y adaptación. Al comprender las causas del estrés y proporcionar estrategias específicas para el niño, los padres, cuidadores y profesionales pueden ayudar a los niños a desarrollar habilidades para enfrentar situaciones desafiantes.

La combinación de un entorno de apoyo, estrategias de autoregulación y una comunicación efectiva puede marcar una diferencia significativa.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Te invitamos a un WEBINAR ESPECIAL!

Volver
Volver

Menos prohibición y más educación en era de pantallas.

Menos prohibición y más educación en era de pantallas.

Vivimos un momento de sentimientos encontrados, semanas con olas de movilización digitales… contra los móviles, pantallas, lo digital y la tecnología. Menos prohibición y más educación en era de pantallas. Todos sabéis que soy la cofundadora de una herramienta online para niños con necesidades educativas especiales. Como madre, pedagoga y terapeuta infantil he podido ver cómo la tecnología está siendo abordada y disto mucho de la mayoría de discursos, medidas y opiniones que leo, veo y oigo.

Cada vez nos alejamos más del fin de la educación. Cuando eso ocurre, rompemos con todo sin criterio y siento deciros que la tecnología ha venido para quedarse.

Si como profesionales no estamos dispuestos a mirar a la tecnología e integrarla orgánicamente en nuestras vidas. ¿Cómo vamos a pedir a nuestros niños que lo hagan? Si no tomamos medidas inmediatas seremos péndulos que se mueven de extremo a extremo. Encontraremos el punto medio, que llegará por tendencia, pero tarde y con consecuencias.

La tecnología ha transformado la manera en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Prohibirla sería como negar la luz del conocimiento. Nuestra misión como pedagogos es apostar por una educación integral que capacite a las personas, especialmente a los niños. Enfrentar los desafíos y aprovechar los beneficios de la tecnología de manera responsable.

No se trata solo de protegerse de los riesgos en línea, sino de cultivar habilidades que promuevan un uso consciente y ético. Gestión del tiempo, la privacidad en línea, la veracidad de la información y el respeto en el ciberespacio para construir una sociedad digitalmente competente y resiliente.

Negar a los niños el acceso a la tecnología es como cerrarles las puertas al futuro que ya está presente en cada rincón de nuestras vidas.

El miedo a lo tecnológico supone una barrera que limita el potencial de un futuro digitalmente empoderado. Los niños son nativos digitales y su preparación para enfrentar el mundo debe incluir habilidades digitales sólidas. Debemos ser guías informadas, enseñando a los niños cómo navegar en este océano digital con responsabilidad y discernimiento. Al superar ese temor mediante la educación, abrimos las puertas a un mundo donde la tecnología es una herramienta valiosa y no en una amenaza.

Es absurdo que mientras el mundo adulto se sumerge en las maravillas y desafíos de la tecnología, pretendamos proteger a las generaciones futuras manteniéndolas ajenas a esta realidad.

En lugar de la prohibición de pantallas, tenemos la oportunidad de la educación a los niños sobre cómo utilizarla de manera constructiva y equilibrada. Proporcionándoles las herramientas necesarias para convertirse en ciudadanos digitales conscientes. Capaces de aprovechar los beneficios de la tecnología mientras mantienen una conexión saludable con el mundo que les rodea.

La educación en salud digital es la clave para forjar un camino hacia un futuro. Ver la tecnología como una aliada, no una amenaza, para las generaciones que están por venir.


Si estás interesado en guiar la educación de tu hijo en relación con la tecnología de manera saludable, asegura tu lugar en nuestro WEBINAR GRATUITO en el botón de abajo.


Cristina Oroz Bajo
madre, terapeuta infantil y cofundadora del Método VICON

Volver
Volver

Metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con Autismo: Estrategias para un crecimiento positivo

Metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con Autismo

En este artículo, exploraremos las metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con autismo y te proporcionaremos estrategias prácticas para trabajar en conjunto hacia su consecución.

Definiendo las metas a largo plazo:

Algunas metas comunes pueden incluir el desarrollo de habilidades de comunicación, interacción social, autonomía en actividades diarias y logros académicos. Es importante recordar que las metas deben ser realistas y específicas, adaptadas a las capacidades y potencial de tu hijo.


Estrategias para trabajar hacia las metas:


1. Evaluación individualizada:

Comienza por comprender las fortalezas y desafíos únicos de tu hijo. Consulta con profesionales y terapeutas para realizar una evaluación integral que identifique las áreas que necesitan enfoque y las metas a largo plazo que son apropiadas para su desarrollo.

2. Crear un plan individualizado:

Desarrolla un plan individualizado en colaboración con profesionales. Establece metas claras y medibles en áreas como comunicación, habilidades sociales, autonomía y desarrollo académico. Un plan estructurado proporcionará una guía efectiva para el progreso.

3. Terapias y apoyos especializados:

Explora las terapias y apoyos especializados que pueden ayudar a tu hijo a alcanzar sus metas. Terapias como la terapia del habla, terapia ocupacional y terapia conductual pueden ser herramientas poderosas para mejorar habilidades específicas.

4. Integración en entornos Inclusivos:

Trabaja hacia la integración de tu hijo en entornos inclusivos, como la escuela y la comunidad, la interacción con otros niños y la participación en actividades cotidianas pueden fomentar el desarrollo social y la autonomía.

5. Enfoque en las fortalezas:

Comienza por comprender las fortalezas y los intereses de tu hijo y alienta su desarrollo en esas áreas. Las actividades que le apasionen pueden ser una excelente motivación para alcanzar metas relacionadas.

6. Comunicación efectiva:

Fomenta la comunicación efectiva mediante el uso de sistemas de comunicación alternativa, si es necesario. Ayuda a tu hijo a expresar sus necesidades y deseos de manera clara, lo que contribuirá a su independencia.

7. Establecer pasos graduales:

Comienza por celebrar los logros a medida que se alcanzan los objetivos intermedios puede aumentar la motivación y la confianza de tu hijo.

8. Involucramiento familiar:

Asegúrate de que las estrategias se apliquen de manera coherente en casa y en otros entornos junto con terapeutas y profesionales.


¿Quieres entender más? Te recomendamos mirar el último Webinar: Estrategias Concretas para el Lenguaje en Niños con Autismo, por Cristina Oroz Bajo, cofundadora del Método VICON.

Volver
Volver

Actividades beneficiosas para el desarrollo de niños con Autismo

Actividades beneficiosas para el desarrollo de niños con Autismo

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que puede afectar la comunicación, la interacción social y el comportamiento de los niños. Sin embargo, existen numerosas actividades que pueden brindar beneficios significativos para su desarrollo integral. Estas actividades no solo promueven el aprendizaje y el crecimiento, sino que también pueden ser fuente de diversión y conexión.

En este artículo, exploraremos una variedad de actividades que pueden ayudar al desarrollo de niños con autismo.


Actividades sensoriales

Las actividades sensoriales son especialmente efectivas para muchos niños con autismo, ya que pueden ayudar a modular las sensibilidades sensoriales y fomentar la exploración.

1. Juego con arena y agua: Proporciona una bandeja con arena o agua para que el niño explore diferentes texturas y sensaciones. Agregar juguetes y herramientas de juego puede aumentar la diversión y el interés.

2. Pintura con dedos: Proporciona una actividad táctil y creativa que permite al niño experimentar con diferentes colores y texturas.

3. Cajas sensoriales: Crea cajas sensoriales con elementos como arroz, frijoles, cuentas o conchas. Los niños pueden sumergir las manos y explorar los materiales de manera táctil.

4. Juegos con burbujas: Soplar burbujas y perseguirlas puede ser una actividad divertida y terapéutica.


De comunicación y socialización

Fomentar la comunicación y la interacción social es esencial para el desarrollo de niños con autismo.

1. Juegos de imitación: Juegos que involucren la imitación de acciones y expresiones faciales pueden fomentara los niños la comunicación no verbal y el aprendizaje social.

2. Juegos de turnos: Juegos simples como lanzar una pelota de un lado a otro pueden enseñar a los niños a tomar turnos y a practicar interacciones sociales básicas.

3. Juegos de roles: Fomenta el juego de roles, donde los niños asumen diferentes roles y participan en situaciones imaginarias,pueden ayudar a desarrollar habilidades de comunicación y empatía.


Actividades Motoras y de Movimiento

El desarrollo motor es esencial para el bienestar físico y emocional de los niños con autismo.

1. Juegos de saltos y carreras: Crear circuitos de obstáculos, juegos de saltos y carreras pueden promover el desarrollo de la coordinación motora y la fuerza muscular.

2. Juegos al aire libre: Las actividades al aire libre, como andar en bicicleta, columpiarse o trepar, pueden ser estimulantes y ofrecer oportunidades para el desarrollo motor.

3. Yoga y estiramientos: Practicar yoga y estiramientos suaves puede ayudar a mejorar la flexibilidad y la relajación, al tiempo que fomenta la conciencia corporal.


Actividades creativas y artísticas

Las actividades creativas y artísticas son una excelente manera de fomentar la expresión y la imaginación.

1. Arte con materiales variados: Proporciona una variedad de materiales artísticos, como crayones, pinturas, plastilina y papel. Fomenta la creatividad y la expresión a través del arte.

2. Narración de cuentos: Leer y narrar cuentos puede estimular la imaginación y el lenguaje. Anima al niño a crear sus propias historias también.

3. Música y movimiento: La música puede ser relajante y estimulante. Anima al niño a explorar instrumentos musicales o a participar en actividades de baile.


De juego social y en grupo

Participar en actividades de juego en grupo puede ser beneficioso para desarrollar habilidades sociales y de interacción.

1. Juegos de mesa: Juegos de mesa simples, como juegos de memoria o juegos de cartas, pueden ser excelentes para practicar habilidades sociales y turnos.

2. Juegos de construcción: Jugar con bloques y juegos de construcción promueve la colaboración y la comunicación mientras se trabajan en proyectos conjuntos.

3. Actividades en grupo: Participar en grupos de juego estructurados o en actividades extracurriculares puede brindar oportunidades para interactuar con otros niños y practicar habilidades sociales.


Al participar en estas actividades de manera regular, los niños con autismo pueden beneficiarse en términos de desarrollo cognitivo, emocional, motor y social.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contacta con nosotros y te guiaremos!

Volver
Volver

Creando un entorno comunicativo positivo

Creando un entorno comunicativo positivo

La comunicación es una puerta hacia el mundo que nos rodea, y para los niños con autismo, esta puerta puede estar adornada con desafíos únicos. Sin embargo, la creación de un entorno comunicativo positivo puede marcar una gran diferencia en su desarrollo y enriquecer su capacidad para conectarse con los demás. Aquí te presentamos algunos consejos para construir ese entorno cálido y propicio para la comunicación en niños con autismo.

1. Paciencia y empatía:

La paciencia es la base de cualquier entorno positivo, comprende que el proceso de comunicación puede ser gradual y que cada logro merece celebración. Empatiza con las dificultades de tu hijo y ofrécele un espacio donde se sienta comprendido y apoyado.

2. Fomenta la comunicación en todas sus formas:

La comunicación no se limita al habla, alienta y valora cualquier forma de comunicación que tu hijo utilice, ya sea a través de gestos, miradas, sonidos o ayudas visuales.

3. Atención centrada:

Dedica tiempo de calidad para interactuar con tu hijo. Minimiza las distracciones y asegúrate de estar presente durante sus momentos de comunicación.

4. Intereses y motivación para crear un entorno comunicativo positivo:

Conoce los intereses de tu hijo y úsalos como herramientas para motivar la comunicación. Al centrarte en lo que le apasiona, estarás creando un estímulo natural para que participe en el intercambio verbal y no verbal.

5. Modelado y imitación:

Modela el lenguaje y la comunicación para tu hijo, imita sus sonidos, gestos o palabras para mostrarle cómo se puede interactuar. La imitación es una poderosa herramienta para enseñar la comunicación en un contexto más natural.

6. Uso de ayudas visuales:

Las ayudas visuales como imágenes, tarjetas o tableros de comunicación pueden ser herramientas efectivas para facilitar la comprensión y la expresión. Ayudan a dar estructura a las interacciones y reducen la ansiedad.

7. Reforzamiento positivo:

Celebra cada intento de comunicación, por pequeño que sea. El refuerzo positivo, como elogios y recompensas, aumenta la motivación y la confianza de tu hijo para comunicarse más.

8. Ambiente predictible:

Un entorno con rutinas y estructura puede brindar seguridad y previsibilidad, lo que facilita la comunicación. Los niños con autismo a menudo se sienten más cómodos cuando saben qué esperar.

9. Tiempo para escuchar:

Dale a tu hijo tiempo para responder y comunicarse. Evita la prisa y permite que exprese sus pensamientos, incluso si lleva un poco más de tiempo.

10. Aprendizaje divertido:

La diversión y el juego pueden ser vehículos maravillosos para la comunicación. Aprovecha momentos lúdicos para interactuar y comunicarte de manera relajada.

Crear un entorno comunicativo positivo es una inversión amorosa en el desarrollo y el bienestar de tu hijo. Con tu apoyo constante y un ambiente propicio, estarás allanando el camino para que explore, se exprese y se conecte con el mundo que lo rodea.


¿Quieres más ayuda con esto? Te recomendamos mirar el último Webinar: Herramientas Prácticas de apoyo y comunicación en niños con Autismo, de nuestra Fundadora Cristina Oroz Bajo en el que se trataron temas con respecto a la comunicación en niños con autismo.

Volver
Volver

Duérmete niño/a: estrategias de sueño para niñas/os con autismo

Cintia Ferris Lantero, psicóloga infanto-juvenil y terapeuta del método VICON, nos habla de estrategias de sueño para niñas/os con autismo.

¡Hoy os hablamos de nuestro último WEBINAR GRATUITO sobre estrategias de sueño para niñas/os con autismo! ??

Cintia Ferris Lantero, psicóloga infanto-juvenil y terapeuta del método VICON, habló de estrategias de sueño para niñas/os con autismo.

Una charla dirigida a todas aquellas familias preocupadas por el sueño de sus hijos/as con TEA, algo que no solo afecta al bienestar del propio niño/a sino también al entorno familiar.

Pero… ¿Por qué es tan importante el sueño?

Todos sabemos que el sueño es una necesidad y que su ausencia afecta en nuestro humor y en nuestra capacidad de atender.

Normalmente tenemos la creencia de que es algo normal el hecho de que los niños no duerman, y que la única solución posible es dejar que el tiempo actúe y esperar a que mejore la situación.

Pero la realidad es que es muy importante asentar unas buenas bases del sueño y unos hábitos relacionados con el mismo desde bien pequeños/as.

¿Qué podemos hacer para promover un sueño saludable a nuestros hijos? Te dejamos algunas estrategias para niñas/os con autismo.

Un primer aspecto general es reconocer de qué se trata nuestro rol y dejar que del resto se ocupe nuestro peque. Usaré como ejemplo un andamio porque me parece una buena metáfora sobre nuestro rol.

El andamio ayuda a la construcción del edificio sin confundirse con el mismo y pudiendo quitarse al final del proceso sin que el edificio sufre ninguna modificación. 

Con esto quiero decir que son nuestros niños y niñas los que van a realizar el desarrollo de las habilidades y nuestro rol de acompañamiento está vinculado a generar los escenarios que permiten ese desarrollo.

En el caso del sueño, por un lado, debemos generar un ambiente y ritmos que promuevan la relajación y la calma, estar atentos y señalar las distintas necesidades, para finalmente transformar esas necesidades fisiológicas en señales de que debemos ir a dormir.

A continuación os contamos algunos factores sobre los que incidir

Ambiente del sueño

Para ello, la mejor imagen es una cueva, que es donde hemos desarrollado el sueño a lo largo de milenios. Este es un ambiente, entonces, oscuro, fresco y silencioso. Aprovecho con esto para desmentir otro de los grandes mitos del sueño que es que a los niños hay que enseñarles a dormir con luz. Por la influencia de la luz en la secreción de melatonina es fundamental que el lugar donde los niños duerman sea oscuro.

Generación de ritos

Es necesario generar secuencias de acciones que se repiten de manera más o menos idéntica. Los dos que voy a proponer hoy tienen que ver con la diferenciación entre el día y la noche, y por ello con la comunicación con nuestras acciones de cuándo ha comenzado el día o cual de los despertares va a ser señalado como el que después del cual comienza el día. 

Esto es un aspecto particularmente sensible para los niños dentro del espectro autista y los niños con alguna dificultad en el desarrollo del lenguaje por qué debemos comunicarles esto por vías alternativas a la lingüística y ser muy precisos en el ritmo y ritos establecidos para que ambas cosas le permitan predecir qué momento del día se acerca y por lo tanto acceder a él de una manera más relajada.

En el primer caso yo recomiendo realizar lo que llamamos un despertar dramático que por la cantidad de luz que invitamos a entrar nuestro tono de voz y la velocidad en la que actuamos señalamos que ese despertar es el que acompaña al comienzo del día.

Una segunda estrategia, es tener un rito de noche que es una secuencia fija de acciones o actividades que, por un lado, indiquen que se está terminando el día y que por otro lado vayan promoviendo la oscuridad de la quietud invitando al sueño.

Sobre-cansancio o sobre-estimulación, ¿qué es?

Cuando un niño o una niña duerme menos de las horas que necesita o pasa despierto más tiempo de las que soporta su mecanismo natural – sea esto por exposición a estímulos interesantes, por sensibilidad o por la misma ansiedad – el organismo segrega cortisol para sostener el nivel de actividad.

Este cortisol dificulta conciliar el sueño e interrumpe el sueño nocturno porque permanece en el sistema invitando a permanecer despierto en los micro-despertares.

Ello puede hacer que se genere un círculo vicioso de cansancio y poco sueño. Algunas señales de que nuestra mayonesa del sueño se ha cortado son: alta irritabilidad, agresividad o pataletas.

Estrategias de sueño para niñas/os con autismo

Como el sueño está influido por el nivel de actividad que hayamos desarrollado es muy importante que durante el día se realicen actividades estimulantes así como que éstas se detengan con el tiempo suficiente para que haya una relajación.

Una es el tipo de apoyos que les ofrecemos a la hora de dormir para conciliar el sueño porque muchas veces nuestros niños/as necesitan más que nuestra presencia para poder dormir. 

Es importante diferenciar entre aquellos apoyos que ellas/os pueden luego realizar sobre ellos mismos, como técnicas auto relajantes, que dependiendo de la edad pueden ser: sonido blanco, cantar, decirles una frase, moverles el culete o la cuna, darles un objeto de apego, hacerles un mimo o un masajito, etc. 

Todos estos recursos pueden servir al niño/a para llevarlas a cabo consigo mismo.

Éstas estrategias se diferencian de las que conocemos como muletillas que son aquellos apoyos que los niños no pueden hacer por sí mismos y que nos llevan a tener que estar con ellas/os para que se puedan dormir – como son cargarlos en brazos, acostarnos a su lado, alimentarlos… 

Sin olvidarnos de lo importante…

Finalmente, pero no por ello menos importante, no hay que olvidarse de cuidarnos a nosotros mismos.

Somos nosotros los adultos al cuidado de los niños quienes debemos estar bien y con nuestras necesidades cubiertas para poder tener la disposición de atravesar esos momentos difíciles de acomodación, cambio y desarrollo. 

Gracias a todas las familias que participaron en este último webinar. ¿De qué hablaremos en el próximo webinar? Estad atentos a nuestras redes sociales que pronto os lo contamos ???

Os las recordamos: Facebook, Grupo de Facebook e Instagram

Volver
Volver

Entre madres: un ratito para ti…

Madres

Por el día de la madre quisimos hacer un webinar diferente en VICON. Quisimos rendirle homenaje a todas las mamás que forman parte de la gran comunidad de Método VICON y les propusimos que pasarán una tarde diferente con nosotras.

Una tarde donde poder desconectar y conocer otras mamás y otras historias personales, sobre todo, para que vieran que no están solas y entre nosotras nos apoyamos. Para escucharnos y aprender las unas de las otras.

Así que vamos a ver los aspectos más claves que se trataron esa tarde.

¿Qué pretendíamos con este WEBINAR especial para mamás?

El rato que quisimos compartir con las mamás del Método estaba pensado para que pudieran profundizar sobre ellas mismas. Porque tenemos claro que todas tenemos unas mochilas sobre nuestras espaldas, con unas cuantas heridas que llevamos del camino, otras cuántas que hemos curado más las que están por venir. La incertidumbre de cuáles son los retos que nos vienen en un futuro.

Así que aquí podréis encontrar recursos que os ayudarán a entender esas mochilas que tenemos. También para poder limpiarlas o mirarlas de una manera un poco diferente, cambiando esos sentimientos que a veces nos acompañan demasiada parte del camino.

Os vamos a ayudar a cambiar las perspectivas, enfocar los objetivos y conceder una duda a cómo proyectamos nuestro futuro como madres, como mujeres, como hermanas y como personas.

Para empezar…

Lo primero que tenemos que entender como un lema de vida es que nosotras somos lo más importante de la misma vida. Donde las decisiones y proyectos son nuestros, así como nuestros sueños, y que no va a haber otra oportunidad que sepamos para poder cumplirlos. Pues el mañana no está asegurado, y más vale que cojas el timón de este barco hoy (aunque se te escape a veces de las manos) y tengas la capacidad de volver a cogerlo y dirigirlo a donde tú quieras, no donde la tormenta te lo lleva.

Recuerda mamá que la fortaleza está ahí, y si hemos llegado hasta el día de hoy, podremos llegar donde nos lo propongamos.

Construye tu círculo de confianza

Es muy importante rodearnos de gente adecuada, construir un círculo de confianza. Pues muchas veces intentamos agradar a todas las personas y puede que seamos poco selectivos con respecto a las personas que nos rodea.

Hay cuatro tipos de personas en este mundo: las que nos restan, las que nos dividen, las que nos suman y las que nos multiplican. Y sin lugar a dudas tenemos que tener muy claro de las personas que nos rodean, cuáles son cada una de ellas.

Desde VICON sabemos que hay personas que no se pueden quitar de nuestra vida, pero si podemos limitar nuestra exposición a ellos o limitar su influencia en nosotros, y gastar ese tiempo y esa energía en personas que nos multipliquen y no sumen, o que nos den una cierta estabilidad emocional social y vital. 

Ahora bien, al igual que elegimos a las personas o por lo menos los momentos con ellas. También podemos elegir nuestras batallas y esto es importantísimo a todos los niveles.

Como madres elegir las batallas con nuestros niños nos hará relativizar todo, como mujeres elegir las batallas con nuestros maridos también marcará un antes y un después y sobre todo, cuando eliges tus batallas estás marcando el camino que es importante para ti.

Lo que marcamos no entenderá la diferencia entre la importancia de cada una de ellas. Así que a veces tenemos que echar un pasito para atrás y tener la capacidad de elegir las batallas que son importantes para nosotros.

Se amable contigo misma

Muchas veces cuando tratamos el cómo estamos, intentando encontrar el camino, volver a estructurar los objetivos o mejorar como personas y mujeres…. Es decir, lidiar mejor con nuestros problemas. Siempre nos focalizamos el que voy a hacer y tan importante como saber qué voy a hacer, es saber que voy a pensar y como me estoy tratando a mí misma.

Que mensajes me estoy dando cada día, que fuerzas me estoy dando para conseguir mis objetivos o si, por el contrario, a través de mis discursos estoy mermando mi fuerza y haciendo que los objetivos estén cada día más lejos.

Desde VICON pensamos que somos partícipes y actores de nuestra propia vida, pero, tenemos que saber que el aprendizaje aprendido es el mejor apoyo que podemos tener. Pues nos fortalece y nos puede ayudar a crecer.

Aquí viene un aspecto interesantísimo, muy relacionado con la autoestima: tenemos que confiar que estamos preparados para la siguiente etapa. Tenemos que poner el foco en el siguiente objetivo, confiando que lo vamos a alcanzar y lograr con toda nuestra fuerza. Son mensajes que tenemos que darnos siempre.

Las vueltas que da la vida…

A veces las avalanchas de la vida nos llevan a situaciones que si las hubiéramos analizado tres años antes o dos años después…. ¡Las cambiaríamos sin dudar!.

Nuestra agenda está llena de obligaciones, llena de actividades que si tuviéramos la oportunidad de pararnos un momento y tomar una elección consciente, quizás no estarían ahí.

Por otro lado, tenemos actividades que sumaríamos a nuestra agenda sin dudar. Pero a veces nos dejamos guiar por la marea de la vida y no logramos realizar este ejercicio de elegir las personas, elegir los momentos, elegir las actividades… A veces parece que la vida no tuviera tiempo, no tuviera horas, pero os aseguramos que si tomamos el tiempo de poder parar y pensar en nuestra agenda. El cambio que sufriríamos sería enorme.

Pon atención a tu estrés, date tiempo y aprende a perdonarte

El conocimiento de una misma nos das las herramientas para saber detectar a tiempo los estados por los cuales pasamos o podemos vivir.

El estrés es un estado que aparece en muchas ocasiones y si no es detectado a tiempo y reconducido a tiempo, puede llevarnos a estados más patológicos más desagradables.

Con lo cual, os recomendamos que incluyáis actividades favoritas que os desestresen en vuestro día a día. No es una fórmula mágica porque cada uno tiene que buscar la suya, pero llegará ser mágica si logramos adaptarla a nuestra realidad. Porque será la única manera de que sea efectiva y poderosa para nosotras.

En la misma línea está el aprender a perdonarte. En aceptar que no todo está en nuestras manos. Esto os hará aligerar el peso de vuestras mochilas y la carga pesada que nos ponemos en nuestros hombros.

A veces no son problemas, son realidades y tenemos que aceptarlas. Este es el único proceso que se puede llevar a cabo. Así que aceptar que no todo está en nuestras manos nos liberará de mucho peso, carga, responsabilidad y culpabilidad.

Pequeños trucos que os pueden ayudar

La respiración es uno de los ejercicios más necesarios y obvios que podemos realizar. Para unos es meditación, para otros es parar un momento a contemplarme, para otros supone hacer un deporte físico, pero os aseguramos que dedicar unos minutos al día a ese simple hecho de respirar hace que de verdad coja aliento emocional, aliento social, aliento vital…

Normalmente, la respiración, nos recoloca el cuerpo, redirige la mente, para esa vida frenética en la que estamos casi como un parque de atracciones viviendo diariamente. Parar, respirar, respirar y respirar hasta que consigáis conectar con vuestro sistema límbico que se hacen naturalmente a través de la respiración.

No hace falta hacer un ejercicio muy elaborado, simplemente respira y tomaros el tiempo de respirar. Si eso lo hacéis en casa y vuestros niños os vean respirar, ya sabéis lo que va a pasar. Seguramente se sumarán a esa actividad porque así funcionan las neuronas espejo, las encargadas de copiar todo lo que sucede en nuestro alrededor.

Escucha todo lo que puedas. Parece que el ser humano nació con dos orejas y una boca porque hay que escuchar el doble que se habla. El ejercicio y la introspección que tienen personas que saben escuchar es muchísimo mayor que el perfil de personas que hablan y hablan y hablan.

Os puede ayudar mucho intentar ver qué tipo de personas sois. Posiblemente, depende del entorno en el que os encontréis. Para intentar escuchar y aprender de una manera activa a nuestras parejas, a nuestros profesionales, a nuestras familias… Os recomendamos que intentéis bloquear vuestros pensamientos mientras lo hacéis.

Quitar todos nuestros prejuicios porque a veces escuchamos hablando encima internamente, y los únicos capaces de parar ese proceso somos nosotras, propiciando una escucha activa quedará más herramientas a la respuesta y a la mejora en el diálogo.

Una vez que hemos hecho el diagnóstico de nuestros pensamientos invasivos más recurrentes… como por ejemplo: que nos ha pasado, que pienso o dejo de pensar, que hago y dejo de hacer, para que esta situación, que quiero cambiar o no cambia... Un consejo que os damos es que, intentar a través de vuestros pensamientos y de vuestras acciones, no controlar todo. Lo más importante es ser conscientes de cómo nosotros estamos funcionando en esas situaciones.

Una vez que hemos tomado conciencia tenemos que hacer el ejercicio en el siguiente paso, qué puedo hacer o dejar de hacer para que esta situación mejore o vaya en la dirección que yo quiero, y esa segunda etapa que puedo pensar o dejar de pensar para que esta situación mejore o vaya donde yo quiera que vaya. Digamos que es primero una toma de conciencia de donde estoy y qué herramientas tengo yo en esta situación y después es una proyección, un aterrizaje a donde yo quiero que esta situación me lleve utilizando mi pensamiento y mis acciones.

La vida en pareja…

Es igual de importante ocuparnos de nuestros hijos que ocuparnos de nuestras relaciones de pareja. Ahí casi podemos decir que está la llave y la fortaleza en la familia, el cómo logramos recomponernos después de ser padres, de recibir un diagnóstico, de darnos golpes y golpes y golpes… Necesitamos alguien que nos eche una mano para levantarnos y a veces se vuelve una encrucijada de diferencias de puntos de vista que no tienen suficientemente tiempo de alinearse, de comprenderse o de recomponerse.

Es muy interesante ver la diferencia en actuaciones de un padre y una madre, a veces recriminamos porque las cosas no se hacen a nuestra manera y es imposible hacerlo siempre a nuestra manera. Tenéis que tener claro que la aceptación de la manera del otro es la única manera de caminar.

Para ir terminando…

Todos los aspectos que se están tratando aquí vienen directamente relacionados con la autoestima. Puede que sea lo más debilitado porque nos enfrentamos a muchas situaciones, porque evitamos otras, porque delegamos en otras personas funciones que deberíamos estar tomando nosotros, porque establecemos un exceso de control con nosotros mismos y con respecto a los demás que nos lleva a un perfeccionismo que es perjudicial, porque cada vez que intentamos hacer las cosas perfectas dilatamos el hacerlas porque no van a ser perfectas… Esa actitud de estar disponibles para todos siempre y a cualquier precio, tenéis que saber que no nos aportan nada.

Por eso es tan importante disfrutar de las pequeñas cosas de la vidaComo respirar, como coger una flor del suelo, mirar el mar, o sentarme en un banco a respirar un ratito… Son actividades que te van a hacer estar en sintonía contigo misma y cambiar la actitud qe tenemos ante la vida.

Pensar que la autoestima no es un don que unos tengan y que otros posean y otros no. Tampoco es algo que depende de la suerte, sino que es una conquista en el proceso de ir adquiriendo autoestima que se inicia desde la infancia y se va formando a lo largo de los años.

Así que mamá y mujer persigue tus sueños porque todavía no es tarde.

Como siempre os decimos, esperamos que todo esto os sirva de ayuda. Pues desde VICON nos preocupamos y ocupamos de vosotras mamás, de vuestras familias y de vuestros niños.

Nos vemos por nuestras redes sociales. Os las recordamos:

Facebook, Grupo de Facebook e Instagram

Ahora bien, ¿de qué será el próximo Webinar?

Volver
Volver

Autismo: qué implica en mi niñ@ y cómo convivir con él día a día. Parte 2

Seguimos con la segunda parte sobre qué implica el autismo en mi niñ@ y cómo puedo convivir con ello. Para entenderlo es fundamental que os leáis la primera parte por favor.

En este artículo hemos profundizado en la parte más teórica del síndrome para poder entender muchas de las cosas que nos pueden pasar en casa. Así que vamos con ello.

¿Por qué? ETIOLOGÍA

La búsqueda del origen y las posibles causas del autismo han sido una constante preocupación entre los investigadores del síndrome.

Las teorías de momento indican: 

  1. Anomalías genéticas: Las investigaciones realizadas en la última década parecen avalar la tesis de que existe un fundamento causal genético en la aparición del autismo infantil, aunque los factores genéticos, por sí mismos, no son suficientes para explicarlo. 
  2. Alteraciones cromosómicas: Algunos autores señalan hallazgos de distintas anomalías en el cariotipo de algunos niños autistas, pero estos hallazgos carecen de la suficiente identidad y significación como para plantear una hipótesis de este tipo. 
  3. Trastornos infecciosos: A este respecto, diversos autores sugieren que infecciones víricas causantes de alteraciones cerebrales muy específicas pueden posteriormente condicionar el desarrollo del autismo. 
  4. Deficiencias inmunológicas: Existen sospechas de que el autismo infantil pueda ser un trastorno autoinmune (el organismo confunde sus propias células con sustancias extrañas y las ataca). Los datos que recientemente se vienen hallando en este sentido son todavía limitados y necesitan apoyarse en investigaciones más amplias. 
  5. Alteraciones metabólicas: El conocimiento de errores metabólicos en autistas (especialmente los referentes a la purina y a los hidratos de carbono) está en sus etapas iniciales. Las aproximaciones terapéuticas son aún hipotéticas. 
  6. Desequilibrio de los neurotransmisores: La responsabilidad de posibles alteraciones bioquímicas en la aparición del autismo infantil es una hipótesis reciente, no obstante, este camino parece muy prometedor. Cada día son más los partidarios de las teorías relacionadas con la alteración funcional de neurotrasmisores y neuromodulares cerebrales. 
  7. Anomalías estructurales cerebrales: Las investigaciones realizadas en este sentido concluyen que son muchos los argumentos para pensar que la aparición del autismo infantil tiene que ver con algún tipo de disfunción orgánica cerebral.
  8. Factores ambientales: Se admite que existen determinados factores que podrían afectar el desarrollo de una persona genéticamente predispuesta al autismo como: 
    1. Intoxicación por metales pesados, particularmente el mercurio. 
    2. Factores obstétricos: existe una correlación importante entre las complicaciones obstétricas y el autismo. 
    3. Estrés: no es un factor determinante, pero puede llegar a afectar en algunos casos con diferentes grados de intensidad. 
    4. Edad avanzada de los padres en el momento de la concepción (tanto de la madre como del padre). 
    5. Enfermedades de la madre durante el embarazo que desencadenan importantes reacciones inmunológicas. 
    6. Prematuridad extrema, con muy bajo peso al nacer. 
    7. Dificultades durante el parto, en particular aquellas en las que hay privación del suministro de oxígeno al cerebro del bebé. 
    8. Tratamiento para la epilepsia durante la gestación ( ácido valproico). 
    9. Exposición a altos niveles de pesticidas y contaminación del aire de las madres embarazadas. 

El autismo no lo causa una “mala” crianza. 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO DEL TEA

El tratamiento psicofarmacológico es aquel que se emplea para facilitar cambios conductuales, emocionales o cognitivos. No se dispone de ningún tratamiento específicamente dirigido a mejorar la sintomatología de déficit en la comunicación y la interacción social característica del autismo. Sin embargo, los psicofármacos pueden ser eficaces en determinada sintomatología, muy frecuente en el TEA, y que puede interferir tanto en la socialización, como en el progreso educativo, la seguridad y la calidad de vida de la persona con autismo. Aunque siempre hay que ir guiado por un profesional porque todos los psicofármacos pueden tener efectos secundarios. 

TIPOS DE TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

El grupo de trastornos que engloba el concepto de TEA se caracteriza por tener en común algunos síntomas como pueden ser las alteraciones en la interacción y la comunicación social y conductas repetitivas. Pero existe una gran variedad de presentaciones clínicas que dependen de la gravedad de la sintomatología principal, y también de los diferentes síntomas asociados que puedan aparecer. Por ejemplo, respecto a la capacidad intelectual y a la capacidad de comunicación verbal, existe una gran variedad de presentaciones en las personas con TEA:

  1.  Hasta un 40% de las personas con TEA tienen una capacidad intelectual promedio igual o superior a la media (es decir, no asocian ningún grado de discapacidad intelectual). 
  2. Otras personas con autismo, tienen una discapacidad muy significativa y no son capaces de vivir de manera independiente. 
  3. Muchas de las personas en el espectro autista tienen habilidades excepcionales en lo visual, la música y algunas habilidades académicas (cálculo). 
  4. Alrededor de un tercio de las personas con TEA son no-verbales, pero pueden aprender a comunicarse a través de otros medios. Cada persona con autismo se debe tratar de forma individualizada para establecer la intervención más adecuada, dirigida a potenciar sus habilidades, mejorar las dificultades que interfieren en el funcionamiento y proporcionarles el grado de soporte necesario. 

TIPOS

Trastorno autista o de grado 1_También es conocido como autismo severo, y constituye el grado más profundo del espectro autista, siendo este el más reconocido.

Trastorno autista o de grado 2_Deficiencias notables de las aptitudes de comunicación social verbal y no verbal; problemas sociales aparentes incluso con ayuda, in situ; inicio limitado de interacciones sociales; y reducción de respuesta o respuestas no normales a la apertura social de otras personas.

Trastorno autista o de grado 3_La inflexibilidad de comportamiento, la extrema dificultad de hacer frente a los cambios y otros comportamientos restringidos/repetitivos interfieren notablemente con el funcionamiento en todos los ámbitos. Ansiedad intensa/dificultad para cambiar el foco de atención.

¿HAY DIFERENCIA DE GÉNERO EN EL AUTISMO?

El autismo es de cuatro a cinco veces más común entre niños que en niñas. La diferencia de afectación se debe a un efecto protector a nivel neurobiológico asociado al sexo femenino, como puede ser la exposición a diferentes hormonas durante el neurodesarrollo. No obstante, en los últimos años esta diferencia se ha disminuido debido a que las niñas están infradiagnosticadas. 

2. ¿Qué nos pediría una persona con Autismo?

(de Angel Rivière, especialista en autismo y catedrático en psicología cognitiva.) 

1. Ayúdame a comprender. Organiza mi mundo y facilítame que anticipe lo que va a suceder. Dame orden, estructura, y no caos. 

2. No te angusties conmigo, porque me angustio. Respeta mi ritmo. Siempre podrás relacionarte conmigo si comprendes mis necesidades y mi modo especial de entender la realidad. No te deprimas, lo normal es que avance y me desarrolle cada vez más.

3. No me hables demasiado, ni demasiado deprisa. Las palabras son “aire” que no pesa para tí, pero pueden ser una carga muy pesada para mí. Muchas veces no son la mejor manera de relacionarte conmigo. 

4. Como otros niños, como otros adultos, necesito compartir el placer y me gusta hacer las cosas bien, aunque no siempre lo consiga. Hazme saber, de algún modo, cúando he hecho las cosas bien y ayúdame a hacerlas sin fallos. Cuando tengo demasiados fallos me sucede lo que a tí: me irrito y termino por negarme a hacer las cosas. 

5. Necesito más orden del que tú necesitas, más predictibilidad en el medio que la que tú requieres. Tenemos que negociar mis rituales para convivir. 

6. Me resulta difícil comprender el sentido de muchas de las cosas que me piden que haga. Ayúdame a entenderlo. Trata de pedirme cosas que puedan tener un sentido concreto y descifrable para mí. No permitas que me aburra o permanezca inactivo. 

7. No me invadas excesivamente. A veces, las personas sois demasiado imprevisibles, demasiado ruidosas, demasiado estimulantes. Respeta las distancias que necesito, pero sin dejarme solo. 

8. Lo que hago no es contra tí. Cuando tengo una rabieta o me golpeo, si destruyo algo o me muevo en exceso, cuando me es difícil atender o hacer lo que me pides, no estoy tratando de hacerte daño. ¡Ya que tengo un problema de intenciones, no me atribuyas malas intenciones! 

9. Mi desarrollo no es absurdo, aunque no sea fácil de entender. Tiene su propia lógica y muchas de las conductas que llamáis “alteradas” son formas de enfrentar el mundo desde mi especial forma de ser y percibir. Haz un esfuerzo por comprenderme.

10. Las otras personas sois demasiado complicadas. Mi mundo no es complejo y cerrado, sino simple. Aunque te parezca extraño lo que te digo, mi mundo es tan abierto, tan sin tapujos ni mentiras, tan ingenuamente expuesto a los demás, que resulta difícil penetrar en él. No vivo en una “fortaleza vacía”, sino en una llanura tan 21 abierta que puede parecer inaccesible. Tengo mucha menos complicación que las personas que os consideráis normales. 

11. No me pidas siempre las mismas cosas ni me exijas las mismas rutinas. No tienes que hacerte tú autista para ayudarme. El autista soy yo, no tú! 

12. No sólo soy autista. También soy un niño, un adolescente, o un adulto. Comparto muchas cosas de los niños, adolescentes o adultos a los que llamáis “normales”. Me gusta jugar y divertirme, quiero a mis padres y a las personas cercanas, me siento satisfecho cuando hago las cosas bien. Es más lo que compartimos que lo que nos separa. 

13. Merece la pena vivir conmigo. Puedo darte tantas satisfacciones como otras personas, aunque no sean las mismas. Puede llegar un momento en tu vida en que yo, que soy autista, sea tu mayor y mejor compañía.

14. No me agredas químicamente. Si te han dicho que tengo que tomar una medicación, procura que sea revisada periódicamente por el especialista. 

15. Ni mis padres ni yo tenemos la culpa de lo que me pasa. Tampoco la tienen los profesionales que me ayudan. No sirve de nada que os culpéis unos a otros. A veces, mis reacciones y conductas pueden ser difíciles de comprender o afrontar, pero no es por culpa de nadie. La idea de “culpa” no produce más que sufrimiento en relación con mi problema. 

16. No me pidas constantemente cosas por encima de lo que soy capaz de hacer. Pero pídeme lo que puedo hacer. Dame ayuda para ser más autónomo, para comprender mejor, pero no me des ayuda de más. 

17. No tienes que cambiar completamente tu vida por el hecho de vivir con una persona autista. A mí no me sirve de nada que tú estés mal, que te encierres y te deprimas. Necesito estabilidad y bienestar emocional a mi alrededor para estar mejor. Piensa que tu pareja tampoco tiene culpa de lo que me pasa.

18. Ayúdame con naturalidad, sin convertirlo en una obsesión. Para poder ayudarme, tienes que tener tus momentos en que reposas o te dedicas a tus propias actividades. Acércate a mí, no te vayas, pero no te sientas como sometido a un peso insoportable. En mi vida, he tenido momentos malos, pero puedo estar cada vez mejor.

19. Acéptame como soy. No condiciones tu aceptación a que deje de ser autista. Sé optimista sin hacerte “novelas”. Mi situación normalmente mejora, aunque por ahora no tenga curación. 

20. Aunque me sea difícil comunicarme o no comprenda las sutilezas sociales, tengo incluso algunas ventajas en comparación con los que os decís “normales”. Me cuesta comunicarme, pero no suelo engañar. No comprendo las sutilezas sociales, pero tampoco participo de las dobles intenciones o los sentimientos peligrosos tan frecuentes en la vida social. Mi vida puede ser satisfactoria si es simple, ordenada y tranquila. Si no se me pide constantemente y sólo aquello que más me cuesta. Ser autista es un modo de ser, aunque no sea el normal. Mi vida como autista puede ser tan feliz y satisfactoria como la tuya “normal”. En esas vidas, podemos llegar a encontrarnos y compartir muchas experiencias. 

3. La alimentación  en los trastornos del espectro del autismo

Algunos niños con autismo solo comen determinados alimentos debido a cómo saben en su boca. En otras ocasiones, podrían evitar comer alimentos debido a que los asocian con dolor o molestias estomacales. A algunos niños se les hace llevar una dieta restringida con la esperanza de reducir los síntomas del autismo.

4. El sueño en los trastornos del espectro del autismo

Necesitan dormir alrededor de 9 horas por noche pero suelen dormir 7 o menos. Acumulan grandes deudas de sueño lo cual impacta de manera importante su desempeño general en los aspectos académicos y conductuales. Los problemas del sueño pueden afectar de 50 a 80% de los niños con TEA. La falta de sueño tiene repercusiones en la conducta, aprendizaje, salud general y vida familiar, en el caso de los niños con TEA esto puede enfatizarse aún más considerando que es una población que ya trabaja con condiciones familiares complejas y de mayor exigencia, con problemas en la conducta y aprendizaje, etc. 

  • Incrementa las dificultades en la familia al no tener los padres tiempo de sueño reparador. Son familias que ya enfrentan exigencias particulares y sobre estas se suman las que las dificultades con el sueño provocan.
  • La conducta se afecta al igual que el aprendizaje.
  • Pueden aparecer más movimientos estereotipados.
  • El déficit social pueden acentuarse más.
  • En general afecta de manera más significativa la calidad de vida.

5. El juego en los trastornos del espectro del autismo

Los niños pequeños con autismo tienden a tener intereses limitados. Su juego tiende a ser repetitivo y solitario. Ellos pueden usar los juguetes de manera inapropiada, alineando los juguetes, hacer girar las ruedas de los coches. Esto es debido a que en muchas ocasiones hay una falta de juego imaginativo. Las personas autistas pueden no reconocer cosas como el tono de voz o las expresiones faciales pero éstos pueden cambiar el significado de lo que alguien está diciendo. Por eso muchas veces toman las cosas literalmente y no siempre captan el sarcasmo, las metáforas o los giros inusuales en una conversación.
Sabemos que muchos niños con autismo tienen una forma muy focal de mirar, y el hecho de alinear objetos implica una forma del niño de mirar esa progresión lineal, esto también se observa en patrones relacionados con el agua.

6. El lenguaje en los trastornos del espectro del autismo

Un estudio reciente que observó los retrasos del habla en los niños con trastornos del espectro autista halló que el 70 por ciento de los niños que no hilaban palabras para formar ni siquiera las frases más sencillas a los cuatro años de edad sí lo hacían más o menos a los ocho años, y en algunos casos, incluso .

Los problemas para hablar están ligados a muchos factores, y ciertamente impactan en la comunicación, pero también factores como: los aspectos sensoriales, problemas de conducta, la reciprocidad social, la inflexibilidad y la rigidez, son quizá los factores más determinantes en el diagnóstico del autismo.

7. La Escolarización en los trastornos del espectro del autismo

Nuestro niños pueden escolarizarse de 4 formas…

1Centro Ordinario con atención educativa de apoyo, que cuenta con un maestro especialista en Pedagogía Terapéutica (PT) y/o maestro especialista en Audición y Lenguaje (AL) y/o Auxiliar Técnico Educativo Cuidador (ATE). – Para más información sobre el funcionamiento del ATE, pinche aquí

2- Centro Ordinario con aulas especializadas en TEA, que dispone de recursos materiales y humanos más intensivos y especializados para alumnos con trastorno de espectro autista. – Para más información sobre el funcionamiento de las aulas TEA, pinche aquí

3- Centro Ordinario con aula abierta especializada, va destinada a determinados alumnos, con necesidades educativas especiales graves y permanentes, que precisen de apoyo extenso y generalizado en todas las áreas del currículo pero que pueden participar de actividades socializadoras del centro. 52 Son aulas que se encuentran ubicadas en un centro ordinario, siendo una modalidad de escolarización para aquellos alumnos que precisan adaptaciones curriculares muy significativas pero que pueden participar de actividades socializadoras del centro. La atención educativa se proporciona dentro de estas aulas, compartiendo con los alumnos del centro otros contextos y actividades favorecedoras de inclusión. – Para ampliar información sobre aulas abiertas especializadas, pinche aquí

4- Centro de Educación Especial para alumnos que presentan necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad permanente, por lo que necesitan apoyos intensivos y especializados durante toda la jornada escolar. La elección de uno de estos centros por parte de las familias debería realizarse siguiendo las pautas recomendadas por profesionales técnicos en educación (EAT, EOEP o Departamento de Orientación). 

Esperamos haberos sido de ayuda esta segunda parte para entender qué implica el autismo en mi niñ@ y cómo puedo convivir con ello y haberos aclarado dudas. Ante todo, queremos deciros familias, que no estáis solos. Método VICON está formado por una gran comunidad de familias y profesionales de todo el mundo. Por ello, os invitamos a que nos sigáis por nuestras redes sociales. Aquí os dejamos los enlaces.

Facebook: https://www.facebook.com/Vicon.Metodo

Grupo de Facebook: www.facebook.com/groups/metodovicon/

Instagram: https://www.instagram.com/metodovicon/

Volver
Volver

Autismo: qué implica en mi niñ@ y cómo convivir con él día a día. Parte 1

Para poder entender bien lo que es realmente el Autismo y qué implica vivir con una persona con este espectro, os vamos a presentar como diferentes puntos claves del proceso vital en las que nos podemos encontrar las familias… ¡Vamos a ello!

Las expectativas:

Cuando tienes un hijo te haces mil preguntas y planes mentales de cómo será, cómo harás y de cómo va a ser su futuro. Siempre pensamos que nuestros hijos van a llegar mucho más lejos de lo que nosotros hemos llegado, que superarán obstáculos en su vida y que nosotros estaremos a su lado para ayudarlos. Estos y otros mil pensamientos similares pasan por nuestra mente.

Tras el alboroto inicial, ves como tu hijo va creciendo, y su desarrollo es observado con lupa. Cualquier pequeño gesto, cualquier avance, por minúsculo que parezca, es analizado de forma exhaustiva.

Y entonces descubres que ese desarrollo es algo diferente, que no todo es como esperabas, o como te habían dicho, o como leíste en esa estupenda enciclopedia para padres primerizos. Algo dentro de ti te dice que algo no va bien. Y al principio no le das demasiada importancia, pero llega un momento en que te dices a ti misma: Esto no es normal, aquí pasa algo. 

Conductas extrañas:

Tu hijo no se comporta de la forma esperada, algo sucedió en un momento determinado. Siempre día que hay 3 tipos de manifestación del autismo: nace, se hace y se convierte. Y tu hijo empieza a presentar una larga lista de conductas extrañas, de conductas no previstas: 

  • Tiene risas espontáneas, que no parecen tener relación con nada. 
  • Se pasa el día aleteando con sus manitas, se balancea, realiza movimientos repetitivos frecuentemente. 
  • No parece interactuar socialmente con nadie, ni siquiera te mira a los ojos. 
  • Le llamas, pero no te atiende, ni se gira. ¿Será sordo? Piensas. No, porque oír si oye, ya que algunos sonidos lo ponen muy nervioso. 
  • Es muy torpe y se cae continuamente, pero no llora. O llora muy poco, y cuando llora, presenta un llanto inconsolable que no parece tener relación con nada. 
  • Usa sus juguetes de forma extraña, los apila, los alinea, los ordena por formas, colores… No sabe usar los juguetes. 
  • Si le das un coche, se sienta en el suelo y puede estar un largo tiempo dándole vueltas a la rueda, y mirando fijamente cómo gira la rueda. Realmente, las cosas que giran lo dejan extasiado. 
  • Sus balbuceos desaparecen de golpe, ya no dice nada, incluso las cosas que antes decía, ya no las dice. 
  • Cuando quiere algo, usa tu mano como una extensión. 
  • Si le señalas algo, sencillamente mira tu dedo, y no al lugar donde apuntas.
  • Cuando le abrazas presenta un rechazo. 
  • Parece que la ropa le moleste toda. 
  • De forma repentina la hora de la comida se ha convertido en un drama. Conseguir que coma es todo un reto. 

Este tipo de conductas o varias de ellas sentimos que se salen de forma clara de un desarrollo normal y lógicamente nos alertan. Vienen a confirmar algo que en el fondo ya suponíamos. A nuestro hijo le pasa algo.

Pero en ocasiones el pediatra nos dice que tiene una salud de hierro, que su desarrollo físico está por encima de la media, pero en realidad a mi hijo le pasa algo.

Y entre tanto tus familiares, amigos o conocidos te dicen que cada niño es diferente, que el hijo de un primo del pueblo no habló hasta los 5 años y que son cosas normales, etc. Básicamente todo el mundo tiene claro que a tu hijo no le pasa absolutamente nada, y todos parecen conocer una increíble cantidad de casos de niños que aparentemente les pasaba lo mismo que al tuyo y hoy, curiosamente, todos son personas con vidas destacadas. ¡Y Vaya, pues no nos convencen! Y como estás absolutamente convencida de que algo no va bien, empiezas un largo camino en busca de respuestas. 

El camino:

Ante las conductas extrañas se inicia un recorrido largo y agotador a la búsqueda de respuestas

El Pediatra:

Como decíamos salvo que tengas la suerte de que el pediatra de tu hijo tenga conocimientos sobre trastornos del neurodesarrollo, lo más normal es que sencillamente te dé largas y piense que está frente a otra mamá histérica. «Ya hablará , llévelo a la guardería, cada niño tiene un proceso diferente...» etc, y cuando le estás contando las conductas extrañas te miran con cierto aire condescendiente y escéptico pero no parecen tener intención de hacer nada. Al final, y tras mucho insistir y conseguir trasladar cierta preocupación al pediatra consigues que te deriven al servicio de neuropediatría. Pero sales de la consulta del pediatra con cierto desazón, ya que has tenido que adoptar una postura extremadamente contundente para que te hagan caso, y nuevamente te asaltan las dudas de si realmente al niño no le pasa nada y realmente eres una madre histérica que ve cosas donde no los hay.

Derivación a Neuropediatría:

Tras un tiempo indeterminado, sobre todo si usas el sistema público de salud, acabas en la visita del neuropediatra, se supone que este nuevo profesional sí debe saber sobre este aspecto. Si tienes suerte y das con un muy buen profesional no solo dará crédito a tus preocupaciones, es que se pondrá manos a la obra. Y aquí viene la siguiente problemática.

Las pruebas médicas:

Hay que hacer al niño una Resonancia magnética, prueba de Potenciales Evocados, Análisis de Cariotipos,… Y por alguna razón todas esas pruebas son muy traumáticas, hay que sedar al niño y extraerle sangre con apenas 2 años. Y todo esto, te genera a su vez un grado de culpa, una gran incertidumbre, te haces preguntas del tipo: ¿Y si luego todos los demás tienen razón y yo estoy equivocada, para qué le he hecho pasar a mi hijo por todos estos martirios? 

Internet

Y para añadir algo más de tensión, te lanzas a buscar información, pero con preguntas que no siempre obtienen las respuestas adecuadas. Bien, hoy es algo más fácil, ya que el volumen de información relativa al autismo se ha multiplicado de forma exponencial en estos últimos años, pero a veces piensas si no es para peor. Ya que el que exista mucha información no significa que esta información sea buena, de hecho podemos encontrar auténticas barbaridades. 

El diagnóstico, un golpe emocional:

Tras un largo camino, buscando nadie sabe exactamente qué, llega finalmente el diagnóstico. Inicialmente lo revisten con un eufemismo llamado Trastorno Generalizado del Desarrollo TGD, que es una definición bastante mala, ya que el nombre es en sí mismo poco adecuado. Aunque te dicen, intentando ser lo más delicados posible, que en realidad lo que tiene tu hijo se llama Autismo. Y rápidamente se derrumba el suelo a tus pies.

Por supuesto la información suministrada a los padres no cumple con las necesidades mínimas. Y básicamente te dan una información bastante breve, que te puedes incluir en el plan de atención temprana, que en su momento consistía en 45 minutos a la semana, y que hoy ha aumentado a la increíble cantidad de una hora y media semanales. Aunque tampoco te explican bien qué es eso de la intervención Temprana. 

  1. La vuelta a casa. Pero uno de los mayores problemas es que te vas a casa con un diagnóstico que no sabes exactamente qué es, pero que el nombre da pánico. Sales con menos información de la que entraste. Y cuando regresas a casa inicias una búsqueda frenética de información, y si cuando te dieron el diagnóstico te quedaste en shock, cuando empiezas a leer te quedas helada. 
  2. El apoyo a la familia no suele ser de calidad. No suele haber un modelo de apoyo a familias válido, nadie te informa de manera adecuada, tardas un mundo en poder sentarte con otros padres, que luego cada uno lo vive de forma diferente. Y a consecuencia de este mazazo entras en un estado emocional muy difícil y complicado, y que al cabo de un tiempo (nuevamente tarde) alguien te dice que se llama el proceso del duelo… ¿Mi hijo tiene autismo? ¿Y eso qué es? 

El duelo:

Este proceso puede ser muy complejo y de una duración indeterminada. Además suele vivirse a diferentes velocidades en la pareja, cosa que por cierto no ayuda nada.

Las fases del duelo se pueden resumir en cinco grandes bloques, y aunque algunas personas puedan incluso saltarse algunas fases o tener duelo extremadamente cortos, al final de una forma u otra todos pasamos por este doloroso proceso. Son:

5.1. La Negación

En la primera fase lo normal es negar lo que acontece. Es un sistema de autodefensa emocional . Pensar que todos están equivocados, mi hijo no puede tener Autismo, eso es algo horrible, tiene otra cosa seguro y encontraré la solución. A continuación vienen familiares y allegados a dar su opinión, realmente ellos aun saben menos que nosotros sobre autismo, pero cómo dar opiniones es fácil pues la dan. Y por alguna razón volvemos a las típicas historias que en su día ya nos habían contado, que si el hijo de fulanita esto, que si el hijo de menganita lo otro. Que antes esto no pasaba porque se educaba bien a los niños (que es una forma sutil de echarnos la culpa), que sí deberías hacer esto o lo otro. Toda esa cantidad de consejos diversos, que no tienen excesivo sustento, acaban por generarnos una mayor incertidumbre. 

5.2. La Rebelión

Superada la primera fase, tomamos la decisión de demostrar que todos están equivocados y que nosotros vamos a encontrar la solución. Entramos en una especie de fase obsesiva, donde empezamos a leer y leer y realmente nos acabamos intoxicando de información. El peligro mayor de este momento es acabar oyendo a alguien decir lo que tú quieres oír. Aquí te empiezan a llegar personas con unos vídeos geniales de niños que se han curado, de sistemas de todo tipo para dejar a tu niño nuevo. Y desde las vacunas a la comida acaban siendo culpables de lo que le pasa a tu hijo. Y esto es lo que querías oír, que el autismo es reversible.

Luego piensas que si esto es así, ¿por qué no les han dado el Nobel de medicina? Y si son protocolos experimentales, ¿por qué tengo que pagar? Mi hijo no es una cobaya. Y luego ves que todo eso es un fraude y empiezas a cuestionarte todo de nuevo, tu vida incluida. Y mientras te cuestionas todo, nuevos miedos te asaltan. ¿Cuál será el futuro de mi hijo? ¿Quién cuidará de él? Y ante estas y otras mil preguntas nuevamente reniegas de todo y crees que al final todo irá bien, que algo sucederá y te despertarás de esa especie de pesadilla en la que vives. 

5.3. La Culpa

La culpa es tuya ◦La culpa es de los demás ◦La culpa es del médico

Comienzan crisis de pareja y las distintas velocidades del duelo. Pero nunca te despiertas de esa pesadilla, así que se inicia el proceso de búsqueda del culpable. Y ésta es una fase muy delicada, donde se pone a prueba la fortaleza de la pareja, y es que al primero que culpamos es precisamente a nuestra pareja. De esa forma si la culpa es suya tengo cierto descargo. A continuación buscamos otro culpable, y volvemos de nuevo a las teorías estrambóticas, que si fue una vacuna, que si fue culpa de tu familia…

Superadas las culpas familiares, la culpa es del médico, en el momento del parto algo hicieron mal y por eso el niño está así. Y en este momento delicado es donde más se aprecian las diferentes velocidades del duelo. Incluso que la forma de afrontarlo de la mujer suele ser muy diferente a la del hombre. O las explicaciones sobre los por qués. Esto puede ser un proceso muy peligroso. Que no lleva a ninguna parte y que además es contraproducente. 

5.4. La Depresión

Tras todos estos procesos previos, entramos en la depresión, provocada por una saturación emocional, por un agotamiento a todos los niveles. Nuevamente, buscas respuestas, esas que hasta ese momento o nadie te dio o no quisiste oír. Y la realidad vuelve machacona e insistente a decirte que esto es lo que hay. Finalmente no te queda otro remedio que aceptar la realidad: mi hijo tiene autismo. Y el dolor que te asalta hace tanto daño que es muy difícil soportarlo. Mientras tu corazón se estremece ves a tu hijo, y te das cuenta de que tu amor por él es incondicional, que pase lo que pase estarás a su lado. Y sabes que el camino va a ser largo y difícil.

5.5. La Aceptación

Una vez se reconoce y acepta la realidad iniciamos un proceso diferente, que aunque el dolor persiste sabemos que no podemos dejarnos vencer por el mismo y empezamos a intentar comprender de forma serena el autismo en sí mismo. Y te das cuenta que en todo el proceso previo, aprendiste mucho, pero no eras capaz de darte cuenta. Hay que planificar el futuro, y hay que hacerlo ahora. Y para poder hacerlo debemos poder entender no solo el Autismo en sí mismo, sino a nuestro propio hijo. Comprender sus capacidades, sus carencias, sus necesidades, y un largo etcétera de cosas nos va a ayudar a decidir qué debemos hacer, pero ya desde al serenidad y desde la aceptación.

Los Avances

En todo este largo proceso hemos aprendido que cada niño es único, que tiene necesidades distintas, que no tienen nada que ver con el hijo de otras familias. Hemos descubierto la importancia que tiene la comunicación, sin ella es muy difícil poder avanzar. Entender lo que el niño necesita es vital para adecuar la intervención. Para trabajar en sus carencias y potenciar sus capacidades.

Hemos entendido que si en casa no hay estabilidad el niño no tendrá estabilidad. Hemos aprendido a vivir con un niño que no es mejor ni peor, es sencillamente diferente de lo que habíamos pensado.

Aprendiendo a vivir de nuevo

Para finalizar esta primera entrada queremos un cuento especial: «El viaje a Holanda» de Emily Pearl.

Ella es la madre de un niño con Síndrome de Down que escribió un cuento maravilloso sobre la llegada de un niño diferente, y usó una bella metáfora. 

Cuando vas a tener un bebé, es como planificar un maravilloso viaje de vacaciones a Italia. Compras un montón de guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas de Venecia… Incluso aprendes algunas frases útiles en italiano. Todo es muy emocionante.Después de meses esperando con ilusión, por fin llega el día. Haces tus maletas y sales de viaje. Algunas horas más tarde, el avión aterriza. La azafata viene y te dice:

Bienvenido a Holanda

¿Holanda?- dices-. ¿Qué quiere usted decir con Holanda? ¡Yo contraté un viaje a Italia! ¡Tendría que estar en Italia! ¡Toda mi vida he soñado con ir a Italia.

Pero ha habido un cambio en el plan de vuelo. Han aterrizado en Holanda y tienes que quedarte allí.

Lo más importante es que no te han llevado a un sitio horrible, desagradable, lleno de malos olores, hambre y enfermedades. Solo es un sitio diferente. Por lo tanto, tienes que salir y comprarte nuevas guías de viaje. Debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a todo un grupo de gente nueva que no hubieras conocido nunca. Es simplemente un lugar distinto. Es más tranquilo que Italia, menos excitante que Italia.

Tras haber pasado un cierto tiempo allí y de recobrar el aliento, miras a tu alrededor… y empiezas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento… Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso Rembrandts. Pero todo el mundo que conoces está muy ocupado yendo y viniendo de Italia… y todos están presumiendo de lo bien que se lo han pasado allí. Y durante el resto de tu vida, te dirás a ti mismo: Sí, allí es donde yo debería haber ido. Eso es lo que había planeado. Y ese dolor no desaparecerá nunca, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy muy significativa. Pero… si malgastas tu vida lamentando no haber ido a Italia, nunca podrás ser libre para disfrutar de lo especial y de las cosas maravillosas que te ofrece Holanda.

Os prometemos una segunda entrega donde ahondaremos más sobre lo que realmente implica vivir con el Autismo.

Mientras tanto os invitamos como siempre a que nos sigáis a través de nuestras redes sociales, como por ejemplo, nuestro grupo de Facebook formado por muchas familias que se encuentran en la misma situación que tú…. ¡no estáis solos familias!

Volver