Volver

Detectando los signos tempranos del Autismo en la pre-infancia

La etapa de pre-infancia desempeña un papel crucial en el desarrollo infantil, y la identificación temprana de posibles signos de autismo puede tener un impacto significativo en el futuro del niño. Aunque cada niño es único y el autismo se presenta de manera variada, hay señales que los padres y cuidadores pueden reconocer durante la pre-infancia. En este artículo, exploraremos estos indicadores tempranos y brindaremos información sobre cómo identificarlos de manera efectiva.


1. Dificultades en la comunicación social en la pre-infancia

Los indicios de autismo en la pre-infancia frecuentemente se manifiestan en la manera en que un niño interactúa con su entorno y las personas a su alrededor. Algunos signos que sugieren dificultades en la comunicación social abarcan:

Falta de contacto visual:

Los bebés y niños pequeños suelen buscar activamente el contacto visual con sus padres y cuidadores. La falta de interés en mantener el contacto visual o la evitación de mirar a los ojos de los demás puede ser un indicador a tener en cuenta como posible señal de autismo.

Falta de respuesta al nombre:

Por lo general, los niños suelen reaccionar al escuchar su nombre. La falta de respuesta o la aparente falta de reconocimiento del propio nombre en un niño podrían indicar una señal de alerta que es importante tener en cuenta.

Falta de imitación:

La ausencia de imitación de acciones o expresiones faciales de los demás en un niño podría sugerir desafíos en la comunicación social.


2. Comportamientos repetitivos y restringidos en la pre-infancia

Otro grupo de señales tempranas de autismo puede vincularse a comportamientos repetitivos y restringidos. Algunos ejemplos de estos patrones incluyen:

Movimientos repetitivos:

En la pre-infancia, movimientos como el balanceo, girar objetos o agitar las manos de forma repetitiva pueden ser indicios de posibles señales de autismo.

Intereses intensos en temas específicos:

En algunos casos, los niños con autismo pueden mostrar un interés notablemente intenso en temas, objetos o actividades específicas, a veces excluyendo otras formas de juego o interacción.

Rigidez en rutinas:

En esta etapa, los cambios en la rutina pueden representar un desafío particularmente significativo para los niños con autismo. La resistencia extrema o la angustia frente a alteraciones en la rutina diaria podría indicar un signo a tener en cuenta.


3. Retraso en el desarrollo del lenguaje y juego imaginativo

El desarrollo del lenguaje y el juego constituyen aspectos cruciales en el crecimiento infantil, y pueden experimentar impactos en niños con autismo. Algunos indicadores a tener en cuenta son:

Retraso en el desarrollo del lenguaje en la pre-infancia:

Durante la pre-infancia, los niños con autismo a menudo enfrentan desafíos para alcanzar los hitos del lenguaje, como el balbuceo, la emisión de palabras o la combinación en frases.

Ausencia de juego imaginativo:

En muchos casos, los niños suelen desarrollar juegos imaginativos y de ficción a esta edad. La ausencia de interés o habilidad para participar en el juego imaginativo en un niño podría considerarse una señal a tener en cuenta.


4. La importancia de la detección temprana

La identificación temprana de los signos de autismo en la pre-infancia es fundamental para facilitar una intervención temprana y proporcionar el apoyo necesario. Si los padres o cuidadores observan varios de estos signos en su hijo, se recomienda buscar una evaluación realizada por profesionales de la salud y el desarrollo infantil. Es importante tener en cuenta que cada niño es único y que el desarrollo puede variar, pero estar atentos a las señales tempranas puede posibilitar una intervención y apoyo adaptados para promover el mejor desarrollo del niño.


Nuestro Método ha sido meticulosamente creado para dirigir el desarrollo del lenguaje de manera progresiva, acompañando a nuestros pequeños en su jornada diaria hacia su máximo potencial. Los niños participan activamente en el aprendizaje a través del juego, la música y la danza junto a sus familias.


Crea tu cuenta y Prueba gratis el Programa online:

Volver
Volver

Hagamos de esta navidad, una navidad inclusiva

La Navidad es una época mágica para todos los niños, pero para las familias con niños con trastornos de lenguaje y autismo, las festividades pueden ser difíciles de entender y disfrutar. Por eso es importante celebrar la Navidad de manera inclusiva, de modo que todos los niños puedan participar y disfrutar de las tradiciones navideñas.

Consejos para celebrar la Navidad de manera inclusiva:

1. Comunicación visual:

Los niños con trastornos de lenguaje se benefician de la comunicación visual. Puedes utilizar tarjetas con imágenes, cuentos visuales o aplicaciones móviles para ayudarles a comprender la cuenta regresiva para la Navidad, los eventos especiales que se avecinan y las actividades que realizarán. Por ejemplo, puedes crear un calendario visual con imágenes de los diferentes días festivos, o utilizar tarjetas con imágenes para explicar las tradiciones navideñas.

2. Calendario de actividades:

Un calendario de actividades visuales puede ayudar a los niños a anticipar y comprender las diferentes actividades relacionadas con la Navidad. Esto les proporciona una sensación de previsibilidad, lo que puede ser reconfortante. Por ejemplo, puedes crear un calendario con imágenes de las actividades que realizarán cada día o cada semana.

3. Ambientes sensoriales confortables:

Los niños con autismo a menudo tienen sensibilidades sensoriales. Intenta crear ambientes cómodos durante las celebraciones navideñas, como áreas de descanso silenciosas o con iluminación suave. Esto permite que los niños se retiren temporalmente del caos sensorial y se calmen.

4. Regalos significativos:

Al elegir regalos, ten en cuenta las preferencias y necesidades específicas del niño. Algunos tienen intereses particulares, como colores, texturas o temas específicos. Personalizar los regalos puede hacer que la experiencia sea más significativa. Por ejemplo, puedes comprar un regalo que esté relacionado con el interés del niño, o puedes crear un regalo personalizado con sus propias manos.

5. Tradiciones sensoriales:

Incorpora tradiciones navideñas que involucren los sentidos, como decorar galletas, crear adornos táctiles o participar en actividades sensoriales. Esto no solo proporciona diversión, sino también oportunidades de aprendizaje e interacción social. Por ejemplo, puedes decorar galletas con sabores y texturas diferentes, o puedes crear adornos navideños con materiales que sean agradables al tacto.

6. Comunicación clara y sencilla:

Al explicar eventos o tradiciones, utiliza un lenguaje claro y sencillo. Muchos niños con trastornos de lenguaje o autismo responden mejor a instrucciones directas y visuales. Por ejemplo, puedes explicar la Navidad utilizando un lenguaje sencillo y concreto, o puedes utilizar imágenes para ilustrar los conceptos.

7. Respeto por las necesidades individuales:

Recuerda que cada niño es único, lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Presta atención a las necesidades individuales, observa señales de incomodidad y ajusta las actividades según sea necesario. Por ejemplo, si el niño se siente abrumado por la música alta, puedes reducir el volumen o encontrar un lugar más tranquilo para celebrar.


Celebrar la Navidad de manera inclusiva no solo garantiza que todos los niños puedan disfrutar plenamente, sino que también contribuye a la creación de recuerdos duraderos para cada uno de ellos.

¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

Volver
Volver

Gestionando el estrés en niños con Autismo

Gestionando el estrés en niños con Autismo

El estrés es una respuesta natural del cuerpo a situaciones desafiantes, pero en el caso de los niños con autismo, puede manifestarse de manera única y requerir un enfoque sensible y efectivo para su manejo. En este artículo, exploraremos las causas del estrés en niños con autismo y proporcionaremos estrategias prácticas para ayudarlos a gestionar y mitigar estos sentimientos.

Causas del estrés en niños con Autismo

Las causas del estrés en niños con autismo pueden variar ampliamente según las características individuales de cada niño.

Sensibilidades sensoriales:

Los niños con autismo pueden ser especialmente sensibles a estímulos sensoriales, como luces brillantes, ruidos fuertes o texturas desconocidas. Estas sensibilidades pueden desencadenar respuestas de estrés.

Cambios en la rutina:

La predictibilidad y la rutina son importantes para muchos niños con autismo. Los cambios inesperados en la rutina diaria pueden causar ansiedad.

Dificultades en la comunicación:

La dificultad para expresar necesidades y deseos puede llevar a la frustración.

Interacciones sociales desafiantes:

Las dificultades para entender y comunicarse con los demás pueden generar estrés en situaciones sociales.


Estrategias para gestionar el estrés

La gestión efectiva del estrés en niños con autismo es esencial para promover su bienestar y reducir las posibles consecuencias negativas.

Crear un entorno calmante:

Proporciona un espacio de relajación que incluya elementos reconfortantes, como luces suaves o música suave.

Proporcionar ayuda visual:

Utiliza herramientas visuales, como horarios visuales y tarjetas de elección, para ayudar al niño a anticipar y comprender las actividades diarias. Esto puede reducir la incertidumbre y el malestar.

Enseñar estrategias de autoregulación:

Enseña técnicas de autoregulación, como la respiración profunda o el uso de objetos sensoriales, para que el niño pueda manejar su estrés de manera efectiva.

Fomentar la comunicación:

Apoya las habilidades de comunicación del niño, ya sea a través del habla, el lenguaje de señas u otros sistemas alternativos. Una comunicación efectiva puede reducir la frustración y el estrés.

Anticipar cambios y transiciones:

Siempre que sea posible, proporciona información anticipada sobre los cambios en la rutina o las actividades. Esto ayuda al niño a prepararse mentalmente y reducir la ansiedad.

Ofrecer oportunidades de elección:

Siempre que sea posible, permita que el niño tome decisiones dentro de límites apropiados puede darle un sentido de control y reducir el estrés relacionado con situaciones fuera de su control.

Incorporar intereses específicos:

Apoya los intereses y habilidades específicos del niño en las actividades diarias, esto puede aumentar la motivación y la participación, lo que a su vez puede reducir el estrés.

Fomentar la participación en actividades sensoriales:

Siempre que sea posible, proporciona oportunidades para la estimulación sensorial que el niño encuentre reconfortante. Esto puede ayudar a reducir la sensación de sobrecarga sensorial y el estrés asociado.


Gestionar el estrés en niños con autismo es un proceso continuo que requiere paciencia, empatía y adaptación. Al comprender las causas del estrés y proporcionar estrategias específicas para el niño, los padres, cuidadores y profesionales pueden ayudar a los niños a desarrollar habilidades para enfrentar situaciones desafiantes.

La combinación de un entorno de apoyo, estrategias de autoregulación y una comunicación efectiva puede marcar una diferencia significativa.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Te invitamos a un WEBINAR ESPECIAL!

Volver
Volver

Aprovecha los intereses de tu hijo para mejorar vuestra comunicación

Aprovecha los intereses de tu hijo para mejorar vuestra comunicación

Cada niño es un mundo lleno de intereses únicos y apasionantes. Estos, no solo son fuente de alegría y entretenimiento, sino que también pueden ser poderosas herramientas para fomentar la comunicación y el desarrollo en los niños, especialmente aquellos con autismo. Descubrir y aprovechar aquello que le gusta a tu hijo puede marcar la diferencia en su camino hacia una comunicación más efectiva y enriquecedora.

¿Cómo puedes aprovechar los intereses de tu hijo en la comunicación?

1. Observa y escucha sus intereses:

Presta atención a lo que realmente captura la atención de tu hijo. Puede ser un tema, un juguete, una actividad o incluso un lugar específico. Observa cuándo está más involucrado y emocionado.

2. Incorpora sus intereses en las actividades:

Integra los intereses de tu hijo en las actividades diarias. Por ejemplo, si le encantan los dinosaurios, puedes usar dinosaurios como parte de juegos de roles, actividades de conteo o incluso para contar historias.

3. Fomenta el diálogo:

Utiliza aquello que le gusta a tu hijo como punto de partida para conversaciones. Hacer preguntas relacionadas con sus intereses puede motivarlo a participar y comunicarse.

4. Amplía el vocabulario:

Las cosas que nos interesan, a menudo, vienen con su propio vocabulario especializado. Aprovecha esto para introducir nuevas palabras y conceptos. Por ejemplo, si le gustan los coches, puedes enseñarle palabras como «motor», «ruedas» y «acelerar».

5. Crea oportunidades para compartir sus intereses:

Establece momentos para compartir con tu hijo aquello que le interesa. Puede ser mostrándote algo que le gusta, describiendo una escena o explicándote cómo funciona algo que le fascina.

6. Usa ayudas visuales:

Si tu hijo tiene dificultades en la comunicación verbal, puedes utilizar ayudas visuales como imágenes, pictogramas o tarjetas para representar sus intereses y facilitar la comunicación.

Aprovechar los intereses de tu hijo para mejorar su comunicación no solo es una estrategia efectiva, sino que también es una forma hermosa de fortalecer los lazos entre ustedes.

Al mostrar interés genuino por lo que le apasiona, estás construyendo un camino de conexión y aprendizaje que puede marcar una gran diferencia en su desarrollo y bienestar. 


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te guiaremos!

Volver
Volver

La comunicación en la gestión de imprevistos en niños con Autismo

La comunicación es una habilidad fundamental en la vida de todos los niños, y para los niños con autismo, es aún más relevante en la gestión de imprevistos. Los niños con autismo pueden enfrentarse a desafíos particulares cuando se presentan situaciones inesperadas o cambios en su rutina diaria. En este artículo, exploraremos la comunicación efectiva como herramienta para ayudar a los niños con autismo a afrontar y gestionar los imprevistos de manera más positiva y constructiva.

Comunicación como guía y preparación:

Una comunicación clara y anticipada puede ayudar a preparar a los niños con autismo para los cambios inesperados. Utilizar apoyos visuales, como calendarios o pictogramas, puede proporcionar una representación visual de los eventos futuros, permitiendo que el niño entienda lo que puede ocurrir. Explicar de manera sencilla y concreta las posibles situaciones inesperadas también puede ayudar a reducir la ansiedad y proporcionar una sensación de control.

La importancia de la comunicación no verbal:

Para muchos niños con autismo, la comunicación no verbal puede ser igual de significativa que la verbal. Observar sus señales no verbales puede proporcionar pistas sobre cómo está respondiendo a una situación imprevista. Prestar atención a su lenguaje corporal, expresiones faciales y gestos puede ayudar a adaptar las acciones según las necesidades del niño en ese momento.

Apoyo en la expresión de emociones:

La comunicación es esencial para ayudar a los niños con autismo a expresar sus emociones. Cuando se enfrentan a imprevistos, pueden experimentar sentimientos de confusión, ansiedad o frustración. Para facilitar la identificación de estrategias para afrontar desafíos, fomenta una comunicación abierta y comprensiva puede permitirles compartir sus emociones y preocupaciones.

Creación de un ambiente de comunicación seguro:

Para que la comunicación sea efectiva, es fundamental crear un ambiente seguro y de confianza. Los niños con autismo pueden ser más propensos a la sobreestimulación o al estrés en situaciones imprevistas. Proporcionar un lugar tranquilo y seguro donde puedan comunicarse sin miedo a ser juzgados o interrumpidos les permitirá expresarse de manera más efectiva y recibir el apoyo necesario.

Utilización de técnicas de comunicación alternativa:

Algunos niños con autismo pueden beneficiarse de técnicas de comunicación alternativas, como el uso de sistemas de comunicación aumentativa y alternativa (CAA). Estos sistemas pueden incluir el uso de imágenes, símbolos o dispositivos de comunicación para ayudar al niño a expresar sus pensamientos, deseos y necesidades, especialmente en momentos de imprevistos.

En conclusión, la comunicación como herramienta para ayudar a los niños con autismo a afrontar y gestionar imprevistos es muy poderosa. Al promover una comunicación efectiva, los padres, cuidadores y educadores pueden desempeñar un papel significativo en el bienestar emocional y el desarrollo social de los niños con autismo, facilitando su capacidad para enfrentar y superar los imprevistos que puedan encontrar en su camino.



Si quieres conocer más sobre este tema, te dejamos el enlace de nuestro último Webinar realizado el 29 de agosto, donde Cristina Oroz Bajo, nuestra Cofundadora de Método VICON, compartió unos tips sobre “Padres y profesores trabajando en equipo”.

Volver
Volver

Técnicas para aumentar la motivación escolar en niños con Autismo: ¡Un viaje de descubrimiento y aprendizaje!

El colegio es un lugar lleno de oportunidades, un espacio donde los niños pueden aprender, crecer y conectarse con otros. Sin embargo, para los niños con autismo, puede ser un desafío adicional desarrollar y mantener la motivación para asistir a clases. Afortunadamente, existen estrategias efectivas que pueden ayudar a fomentar la motivación y convertir el colegio en un lugar emocionante y gratificante. En este artículo, y aprovechando la vuelta al cole, exploraremos diferentes técnicas y enfoques para aumentar la motivación de los niños con autismo, y así crear un ambiente escolar estimulante y enriquecedor.

Establecer metas y recompensas:

Ayuda a tu hijo a establecer metas realistas y significativas, ya sea completar una tarea específica, alcanzar un logro académico o socializar con un nuevo amigo. Al reconocer y celebrar los logros, puedes brindarle una motivación adicional para participar activamente en las actividades escolares.

Crear un ambiente positivo:

Fomenta un entorno escolar positivo y de apoyo, donde se promueva el respeto, la inclusión y la aceptación. Los niños con autismo se sentirán motivados cuando se sientan valorados y respaldados por sus compañeros y profesores.

Utilizar el interés personal:

Descubre los intereses y pasiones de tu hijo y busca formas de incorporarlos en el contexto escolar. Esto puede incluir proyectos temáticos relacionados con sus temas favoritos, actividades extracurriculares que despierten su interés o la oportunidad de explorar áreas específicas de estudio que les resulten atractivas.

Fomentar la participación activa: 

Proporciona oportunidades para que tu hijo participe activamente en el proceso de aprendizaje. Esto puede incluir actividades prácticas, proyectos colaborativos o roles de liderazgo dentro del aula. Cuando se sientan involucrados y empoderados, estarán más motivados para asistir a clases y participar plenamente en las actividades escolares.

Establecer rutinas claras:

Las rutinas predecibles y estructuradas pueden ayudar a los niños con autismo a sentirse seguros y cómodos en el entorno escolar. Establecer horarios claros, proporcionar recordatorios visuales y anticipar cambios en la rutina puede reducir la ansiedad y aumentar la motivación para ir al colegio.

Al implementar estas estrategias para aumentar la motivación escolar en niños con autismo, estaremos allanando el camino hacia un viaje de descubrimiento y aprendizaje emocionante. Cada día en el colegio es una oportunidad para que nuestros hijos crezcan, se conecten y se desarrollen en un entorno inclusivo y enriquecedor.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te brindaremos orientación!

¡Os esperamos!

Volver
Volver

Cuidando de mi: consejos para el autocuidado de las madres de niños con autismo durante el verano

El verano es una época llena de momentos especiales y actividades en familia. Es esencial recordar el autocuidado de las madres de niños con autismo, pues el cuidado de los hijos puede convertirse en una tarea que demanda mucha energía y dedicación y en medio de todas las responsabilidades podemos llegar a olvidarlo.

En este artículo, exploraremos la relevancia del autocuidado de las madres con niños con autismo durante estas vacaciones de verano.

Consejos y estrategias para encontrar tiempo para ti, manejar el estrés y preservar tu salud física y emocional mientras atiendes a las necesidades de tu hij@:

1. Prioriza tu bienestar emocional:

Mantener un equilibrio emocional es fundamental para enfrentar los desafíos diarios. Encuentra tiempo para actividades que te relajen y te brinden alegría, como leer un libro, practicar meditación, dar un paseo… Estas pausas aunque sean muy breves te permitirán recargar energía y estar en sintonía contigo misma.

2. Establece límites y busca apoyo:

Aprende a establecer límites saludables y a decir «no» cuando sea necesario. No tengas miedo de pedir ayuda a familiares, amigos y grupos de apoyo. Contar con un sistema de apoyo te brindará el descanso y la asistencia necesaria para cuidar de ti misma. Sabemos que a veces nuestro entorno no es muy amable pero es necesario ir implicándolos en pequeñas cositas que nos brinden un poquito de desahogo.

3. Encuentra tiempo para el autocuidado:

Dedica momentos exclusivamente para ti. Puedes programar actividades que te permitan llevar el foco del pensamiento a otro lugar, activarlo pero desde otra perspectiva como practicar ejercicio físico, disfrutar de un baño relajante o salir a caminar al aire libre. Estos momentos de autocuidado te permitirán recargar energías y mantenerte en equilibrio.

4. Adapta la rutina familiar:

Mantén una rutina diaria durante el verano, adaptándola a las necesidades de tu hij@, por supuesto, pero adecuando una parte de la rutina a tus actividades; si no lo contemplas nunca lo harás. Los niños con autismo se benefician de una estructura clara y predecible, por lo que establecer horarios y actividades regulares, puede ayudar a mantener un sentido de seguridad y estabilidad.

5. Disfruta de actividades en familia:

Encuentra actividades adecuadas para el verano que podáis disfrutar juntos, como juegos al aire libre, visitas a parques temáticos o días de playa. Estos momentos de diversión en familia no solo fortalecerán los lazos afectivos, sino que también proporcionarán un respiro del estrés diario en conjunto.

Como madre de un niñ@ con autismo, el autocuidado se vuelve aún más importante durante el verano. Recuerda que al cuidar de ti misma, estarás mejor equipada para cuidar de tu hij@. No olvides que eres una madre valiente y cariñosa, y que mereces disfrutar del verano mientras cuidas de ti, has de encontrar el momento, la forma y el espacio para poder reconectar contigo y disfrutando de ti.

¡Tómate el tiempo para renovar tu energía y encontrar el equilibrio necesario para ser la mejor versión de ti misma!

Si quieres conocer más sobre cómo aplicar día a día estas recomendaciones, te dejamos el enlace de nuestro último Webinar realizado el 25 de julio, donde Cristina Oroz Bajo, nuestra Cofundadora de Método VICON, compartió unos tips sobre «Verano y Autismo,  imprescindibles para disfrutar en familia».

Volver
Volver

¿Cómo planificar tus rutinas de verano para niños con Autismo? Consejos y estrategias

El verano es una temporada llena de cambios y aventuras, pero para niños con autismo, mantener una rutina es fundamental para su bienestar y desarrollo. Os dejamos cuatro estrategias efectivas e imprescindibles que podéis implementar para mantener la estabilidad y apoyar a vuestros hij@s durante esta época del año:

1. Establecer horarios consistentes:

Intenta mantener una estructura diaria, estableciendo horas regulares para despertar, comer, jugar y dormir. Incluso durante las vacaciones, mantener una rutina constante ayuda a los niños a sentirse más seguros y cómodos en su entorno, esto hace que puedan anticipar y tener espacios previsibles donde podemos comenzar a presentar las novedades del día con calma y en un ambiente coordinado.

2. Mantener actividades terapéuticas durante el verano:

Programar sesiones de terapia es fundamental para continuar su progreso. Puedes coordinarte con su terapeuta para encontrar un horario, y aprovechar el tiempo de verano para trabajar en áreas específicas de desarrollo. Además puedes intentar establecer incidentalmente actividades que, muchas veces no logramos encontrar esos momentos durante el curso. Cositas sencillas para no perder el hábito y seguir activos.

3. Adaptar la rutina para incluir actividades de verano:

Aprovecha el clima cálido y las oportunidades al aire libre para promover el juego y la interacción social. Planifica salidas a parques, piscinas o áreas naturales donde tu hij@ pueda disfrutar de actividades recreativas adaptadas a sus intereses y necesidades. Incorpora tiempo de relajación, como juegos sensoriales en la playa o en casa, para ayudarle a manejar el estrés y la sobre estimulación.

4. Recuerda comunicarte con anticipación sobre los cambios en la rutina:

Utiliza recursos visuales, como calendarios, listas de tareas o recordatorios visuales, para ayudar a tu hijo a comprender y anticipar los eventos del día. Estos recursos pueden brindarle una mayor sensación de control y seguridad.

Mantener la rutina y la estructura durante el verano es fundamental para los niños con autismo. Al hacerlo, brindarás a tu hij@ un entorno predecible y estable. Esto le permitirá disfrutar de las experiencias de una manera más segura y placentera y encajar mejor los cambios que la vida de verano nos trae y que también son importantes de encajar dentro de ese ambiente más rutinario que facilitará lo haga con más tranquilidad.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te brindaremos orientación!

Volver
Volver

La importancia de la comunicación en niños con Autismo No Verbal: Conoce 7 consejos prácticos

Los niños TEA no verbales, pueden llegar a tener dificultades para comunicarse con los demás, lo que puede afectar su capacidad para interactuar y aprender. Sin embargo, existen actividades de lenguaje para niños no verbales que permiten fomentar la comunicación y el desarrollo del lenguaje, utilizando otros medios diferentes al habla verbal.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición que afecta a muchas personas en todo el mundo.

Es importante tener en cuenta que cada niño es único y que las necesidades de cada uno pueden variar. Aquí tienes algunas ideas de actividades que podrían ser útiles para estimular el desarrollo del lenguaje:

1. Comunicación visual:

Los niños con TEA no verbales pueden tener una mejor comprensión visual, por lo que el uso de ayudas visuales, pueden ser muy útil para comunicarse con ellos. Podemos utilizar imágenes o gestos para reforzar el lenguaje. Por ejemplo, si le estás enseñando a un niño el nombre de un objeto, muestra una imagen del objeto mientras le dices el nombre.

2. Lenguaje de signos

Aprender algunos signos básicos puede ayudarles a comunicarse sus necesidades y deseos. Puedes comenzar con palabras simples como «hola», «adiós», «gracias» y «por favor». Utiliza imágenes o tarjetas visuales para representar cada signo y práctica su uso en diferentes situaciones.

3. Música y canciones:

La música y las canciones pueden ser una forma divertida de involucrar a los niños con TEA no verbales en el lenguaje. La repetición de letras y melodías puede ayudarles a aprender nuevas palabras y frases.

4. Juegos de roles:

Los juegos de roles pueden ayudar a los niños con TEA no verbales a practicar habilidades sociales y de comunicación. Esto podría incluir juegos de imitación o juegos de rol más complejos.

5. Juego estructurado:

El juego estructurado puede ayudar a los niños con TEA no verbales a desarrollar habilidades sociales y de comunicación. Los terapeutas pueden utilizar juegos estructurados para enseñar a los niños a tomar turnos, a compartir y a comunicarse de manera efectiva. Los niños aprenden mejor cuando están involucrados en actividades divertidas y significativas. Recomendamos utilizar juegos y actividades que involucren el lenguaje, como juegos de asociación de palabras o actividades de contar historias.

6. Terapia del habla:

La terapia del habla puede ser una herramienta útil para los niños con TEA no verbales. Los terapeutas pueden trabajar con ellos para mejorar su capacidad para comunicarse verbalmente y también pueden utilizar otras estrategias para ayudarlos a desarrollar habilidades de comunicación, como el uso de gestos y señales, y también pueden utilizar sistemas de comunicación aumentativa y alternativa (CAA) para ayudar a los niños a comunicarse de manera efectiva. 

7. Colaboración con profesionales:

Los profesionales, como terapeutas del habla y psicólogos, pueden ser útiles en la estimulación del lenguaje en niños con necesidades especiales. Trabajar en colaboración con estos profesionales puede ayudar a asegurar que se estén utilizando las mejores prácticas para el desarrollo del lenguaje.

Al utilizar una combinación de estas herramientas, puede ayudar a los niños a aprender nuevas habilidades de comunicación y mejorar su capacidad para interactuar con los demás.

Recuerda adaptar estas actividades según las necesidades y habilidades específicas de cada niño. También es importante proporcionar un entorno de apoyo y paciencia para que los niños se sientan cómodos y motivados a participar en estas actividades de lenguaje no verbal.

En Método VICON, trabajamos día a día en mejorar la capacidad de comunicación de niños con trastornos de lenguaje, a través de la música, el juego en familia y el aprendizaje por imitación que les guía y acompaña desde los niveles esenciales de aprendizaje hasta las etapas más complejas.

Consideramos que es importante el acompañamiento de un profesional en todo este proceso. Un profesional que pueda acompañaros, guiaros y responder a todas vuestras dudas e inquietudes que vayan surgiendo. Sabemos que no es un camino fácil, pero acompañado será mucho más llevadero. Te invitamos a que puedas disfrutar de nuestro Webinar realizado este 30 de mayo, un Evento online Exclusivo que hacemos mes a mes, dónde nuestra CEO Cristina Oroz Bajo os ha dado unos «Tips de Lenguaje para niños No Verbales». Clic en el vídeo para verlo.

Clic para ver nuestro Webinar de Mayo

En Método VICON siempre estaréis acompañados, porque más que un Método, somos una familia.

Volver
Volver

Autonomía desde casa. Pautas para fomentarla en niños/as con Necesidades Educativas Especiales

Hoy os hablamos del tema tratado en el último WEBINAR, sobre autonomía desde casa, pautas para fomentarla en niños/as con Necesidades Educativas Especiales. Es un tema no muy tratado, pero importante para el desarrollo de nuestros niños y niñas.

¿Autonomía?

El concepto autonomía está teñido de muchas connotaciones. Nos encontramos familias que hablan de autonomía con respecto al pañal, los quehaceres del hogar o el implicarse en las tareas de lugar.

Sin embargo, otras familias están pensando en cómo sus hijos/as se desenvuelven de una manera autónoma y segura. Por ejemplo, en el entorno, en la calle, tratándose de aspectos más sencillos, pero no simples, cuando tratas con niños con Necesidades Educativas Especiales.

Lo que primero es preguntarnos de qué tipo de autonomía estamos hablando. Cuál va a ser el cometido como familia, para el niño/a, para las dinámicas de lugar, para su propia autorrealización…

Base previa

Primero, tenéis que saber que la autonomía está presente en vuestros niños y niñas. Hay una base siempre previa de aspectos, habilidades y dinámicas que ya desarrollan la autonomía de vuestros pequeños/as. Es encima de esas bases donde vamos a construir los siguientes objetivos de autonomía. Es muy importante tener clara esa base para poder saber desde donde tenemos que construir.

Vuestros niños/as son capaces de hacer muchísimas cosas, pero como padres y madres, siempre estamos esperando un paso más. Ponemos objetivos más lejanos para provocar que nuestros niños y niñas se superen día día, pero es muy importante poder reconocer cada uno de los aspectos de autonomía que ya están presentes. De esta manera, podréis construir otros más inmediatos, más elaborados, pero en la misma línea de actuación y con la base de autonomía que ya poseen vuestros pequeños/as.

¿De cuánto tiempo dispongo?

Es importante saber de cuánto tiempo disponemos. A veces intentamos llevar a cabo metas relevantes para nuestros niños/as en un día a día donde no encontramos el momento de parar y respirar.

Por esto, tenemos que valorar mucho si disponemos de tiempo extra semanal que poder dedicar a estos objetivos o si, por el contrario, lo que pretendemos, es hacer pequeños cambios más aconsejables para un momento de inicio. Así, poco a poco, y con los quehaceres diarios, vamos creando ese camino hacia la autonomía, mientras que cuando dispongamos de más tiempo, ya abordaremos cambios más grandes.

Peldaño a peldaño

Como siempre, tenemos que ir paso a paso, la escalera no se sube de cinco peldaños en cinco peldaños y menos en el desarrollo infantil, así que es muy importante ir paso a paso.

El primer paso sería reconocer la base de autonomía que tiene nuestros niños/as. Tras esto, alinearla con los siguientes objetivos. Y, después, medir si además tenemos un tiempo extra para dedicar a este tipo de habilidades.

Ideas de actividades para fomentar la autonomía

Presentamos algunas ideas sobre actividades de autonomía que podemos hacer con nuestros pequeños/as. Cada uno de vosotros/as las debe recoger de una manera productiva, moldeearlas, adaptarlas a su casa y a su niño/a con el tiempo, el diseño, los materiales y lo que haga falta para hacer que esa actividad cuaje.

Empecemos por el principio, por la colocación de los objetos… Deben identificar dóndo van las cosas: la fruta donde la fruta, lo que es del frigorífico al frigorífico, lo que es del baño al baño. De esta manera, comenzaremos a categorizar los espacios y los objetos de una manera totalmente rutinaria, sin hacer una actividad y un esfuerzo extra de una manera más natural.

Poner la mesa, quitar la mesa, meter los platos sucios al lavaplatos, fregar los platos sucios, secarlos, ordenar los cubiertos, poner las cosas en la mesa antes de comer… estas son solo algunas habilidades que vais a tener que tener muy estipuladas.

Si comemos en la mesa de la cocina, si comemos en el salón, si hay que poner mantel, si comen primero los niños y comen después los adultos, etc.

Y así, poco a poco, ganaremos autonomía comenzando por los tres momentos al día en los que pasamos con nuestros niños/as comiendo, desayunando, cenando y merendando.

Ambiente despejado

El ambiente tiene que estar despejado, para que nuestro niño/a tenga la habilidad de memorizarlo, ser agente participativo y activo de su orden.

Lo mejor es empezar por el principio: hacer una buena auditoría, su habitación, cuántos juguetes tiene a mano, si cada uno tiene su espacio o si están todos metidos dentro de un cajón desastre, si lo que tiene a disposición se ve claramente o está todo unido unas cosas con las otras.

Utilizar apoyos visuales para enseñarle donde está cada cosa, incluso podéis hacerlo a través de un velcro, y jugar a que pueda colocarlo en su lugar correspondiente a través de la imagen.

Habilidades necesarias

También tendréis que analizar el tipo de habilidades que necesitará para ser autónomo. Psicomotricidad fina, meter y sacar, abrir y cerrar botes, etc.

Estas habilidades las podemos trabajar de una manera paralela para reforzar que, cuando pidamos estabilidad, no haya dificultades en la habilidad por sí misma. Si se viste y se desviste sin problema, bien, pero si le cuesta saber qué es delante y qué detrás en una prenda, o si es incapaz de doblar una camiseta para ordenarla dentro del armario, o dar la vuelta a los calcetines, tendremos que dedicar un un tiempo de forma paralela e ir trabajando esas habilidades.

De forma natural

Todo es posible si se hace naturalmente. Es bueno intentar que las dinámicas sean fluidas, no forzar a niños/as a hacer las cosas y que le demos toda la ayuda que necesitan al inicio para ir retirándola poco a poco conforme van entendiendo el proceso.

Tenéis que intentar que sea natural, así vosotros/as también fluiréis más y la dinámica será muchísimo más divertida, más tranquila y con menos presión y complejidad.

Por último, es importante encontrar cuáles son las habilidades de autonomía interesantes para nuestra familia. Cada familia es un mundo y esto también marcará la autonomía de los niños/as. Si se adecuan las habilidades de autonomía a vuestra realidad individual será muchísimo más natural que surjan estas habilidades porque lo ven en los adultos como ejemplo.

¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te brindaremos orientación!

Volver