Volver

Detectando los signos tempranos del Autismo en la pre-infancia

La etapa de pre-infancia desempeña un papel crucial en el desarrollo infantil, y la identificación temprana de posibles signos de autismo puede tener un impacto significativo en el futuro del niño. Aunque cada niño es único y el autismo se presenta de manera variada, hay señales que los padres y cuidadores pueden reconocer durante la pre-infancia. En este artículo, exploraremos estos indicadores tempranos y brindaremos información sobre cómo identificarlos de manera efectiva.


1. Dificultades en la comunicación social en la pre-infancia

Los indicios de autismo en la pre-infancia frecuentemente se manifiestan en la manera en que un niño interactúa con su entorno y las personas a su alrededor. Algunos signos que sugieren dificultades en la comunicación social abarcan:

Falta de contacto visual:

Los bebés y niños pequeños suelen buscar activamente el contacto visual con sus padres y cuidadores. La falta de interés en mantener el contacto visual o la evitación de mirar a los ojos de los demás puede ser un indicador a tener en cuenta como posible señal de autismo.

Falta de respuesta al nombre:

Por lo general, los niños suelen reaccionar al escuchar su nombre. La falta de respuesta o la aparente falta de reconocimiento del propio nombre en un niño podrían indicar una señal de alerta que es importante tener en cuenta.

Falta de imitación:

La ausencia de imitación de acciones o expresiones faciales de los demás en un niño podría sugerir desafíos en la comunicación social.


2. Comportamientos repetitivos y restringidos en la pre-infancia

Otro grupo de señales tempranas de autismo puede vincularse a comportamientos repetitivos y restringidos. Algunos ejemplos de estos patrones incluyen:

Movimientos repetitivos:

En la pre-infancia, movimientos como el balanceo, girar objetos o agitar las manos de forma repetitiva pueden ser indicios de posibles señales de autismo.

Intereses intensos en temas específicos:

En algunos casos, los niños con autismo pueden mostrar un interés notablemente intenso en temas, objetos o actividades específicas, a veces excluyendo otras formas de juego o interacción.

Rigidez en rutinas:

En esta etapa, los cambios en la rutina pueden representar un desafío particularmente significativo para los niños con autismo. La resistencia extrema o la angustia frente a alteraciones en la rutina diaria podría indicar un signo a tener en cuenta.


3. Retraso en el desarrollo del lenguaje y juego imaginativo

El desarrollo del lenguaje y el juego constituyen aspectos cruciales en el crecimiento infantil, y pueden experimentar impactos en niños con autismo. Algunos indicadores a tener en cuenta son:

Retraso en el desarrollo del lenguaje en la pre-infancia:

Durante la pre-infancia, los niños con autismo a menudo enfrentan desafíos para alcanzar los hitos del lenguaje, como el balbuceo, la emisión de palabras o la combinación en frases.

Ausencia de juego imaginativo:

En muchos casos, los niños suelen desarrollar juegos imaginativos y de ficción a esta edad. La ausencia de interés o habilidad para participar en el juego imaginativo en un niño podría considerarse una señal a tener en cuenta.


4. La importancia de la detección temprana

La identificación temprana de los signos de autismo en la pre-infancia es fundamental para facilitar una intervención temprana y proporcionar el apoyo necesario. Si los padres o cuidadores observan varios de estos signos en su hijo, se recomienda buscar una evaluación realizada por profesionales de la salud y el desarrollo infantil. Es importante tener en cuenta que cada niño es único y que el desarrollo puede variar, pero estar atentos a las señales tempranas puede posibilitar una intervención y apoyo adaptados para promover el mejor desarrollo del niño.


Nuestro Método ha sido meticulosamente creado para dirigir el desarrollo del lenguaje de manera progresiva, acompañando a nuestros pequeños en su jornada diaria hacia su máximo potencial. Los niños participan activamente en el aprendizaje a través del juego, la música y la danza junto a sus familias.


Crea tu cuenta y Prueba gratis el Programa online:

Volver
Volver

Autismo y comunicación no verbal: Una conexión que debes conocer

La comunicación es una habilidad fundamental para el ser humano, pero para los niños con autismo, puede ser un desafío único. En este contexto, la comunicación no verbal juega un papel esencial al proporcionar un medio adicional para expresar pensamientos, emociones y necesidades. En este artículo, exploraremos la importancia de la comunicación no verbal en niños con autismo y cómo la reciben y procesan.

Comunicación no verbal: Más allá de las palabras

La comunicación no verbal incluye una amplia gama de expresiones, gestos, posturas, tono de voz y expresiones faciales que transmiten información sin el uso de palabras. Para los niños con autismo, que a menudo enfrentan dificultades en la comunicación verbal, la comunicación no verbal se convierte en una vía crucial para interactuar y comprender el mundo que les rodea.

La comunicación no verbal radica en su capacidad para transmitir emociones sutiles, intenciones y estados de ánimo. Y esto puede ser especialmente relevante en situaciones en las que las palabras pueden ser limitadas o difíciles de comprender para el niño.


¿Cómo los niños con Autismo reciben y procesan la comunicación no verbal?

Puede variar significativamente según las características individuales de cada niño. Sin embargo, hay algunos patrones generales que pueden ser observados:

Sensibilidad a las señales visuales:

Muchos niños con autismo son altamente sensibles a las señales visuales. Pueden prestar atención a detalles que otros pueden pasar por alto, como pequeños cambios en la expresión facial o en el lenguaje corporal. Esta sensibilidad puede permitirles captar matices en la comunicación no verbal que podrían ser significativos para ellos.

Desafíos en la interpretación:

A pesar de su sensibilidad visual, algunos niños con autismo pueden tener dificultades para interpretar adecuadamente las señales no verbales. Pueden tener dificultades para comprender el significado de ciertas expresiones faciales o gestos, lo que puede llevar a malentendidos.

Aprendizaje de las señales sociales:

Algunos niños con autismo pueden necesitar instrucción y apoyo específico para aprender a interpretar las señales sociales no verbales. Esto puede incluir la enseñanza explícita de expresiones faciales, gestos y cómo interpretar el lenguaje corporal en diferentes situaciones.

Comunicación no verbal propia:

Es importante tener en cuenta que los niños con autismo también pueden utilizar la comunicación no verbal para expresarse. Pueden usar gestos, miradas y expresiones faciales para compartir emociones, necesidades o deseos.


Promoviendo la comunicación no verbal en niños con Autismo

Es esencial considerar algunas estrategias efectivas:

Modelado:

Los adultos y cuidadores pueden modelar la comunicación no verbal al expresar emociones y necesidades de manera clara y coherente.Y esto puede ser especialmente relevante para ayudar a los niños a aprender cómo usar señales no verbales en situaciones específicas.

Enseñanza directa:

Proporcionar enseñanza directa sobre expresiones faciales, gestos y lenguaje corporal puede ayudar a los niños con autismo a comprender y utilizar estas señales en contextos sociales.

Fomentar la interacción social:

Crear entornos seguros y estructurados que fomenten la interacción social es esencial. Actividades grupales, juegos y momentos compartidos ofrecen oportunidades valiosas para practicar la comunicación no verbal.

Adaptación individual:

Es importante recordar que cada niño con autismo es único. Las estrategias que funcionan para uno pueden no ser efectivas para otro. Adaptar las estrategias a las necesidades y preferencias individuales es esencial.


La comunicación no verbal es un idioma en sí mismo, trascendiendo las limitaciones de las palabras y permitiendo a los niños con autismo conectarse de manera más efectiva con el mundo que les rodea. Reconocer su importancia y emplear estrategias profesionales para su desarrollo puede marcar una diferencia significativa en su capacidad para comunicarse y comprender. A continuación, compartiremos consejos profesionales esenciales para apoyar el desarrollo y estimulación de niños con autismo no verbal.

Si quieres compartirnos tu historia, estaremos encantados de escucharte y ayudarte, haz clic en el siguiente enlace:

Volver
Volver

Gestionando el estrés en niños con Autismo

Gestionando el estrés en niños con Autismo

El estrés es una respuesta natural del cuerpo a situaciones desafiantes, pero en el caso de los niños con autismo, puede manifestarse de manera única y requerir un enfoque sensible y efectivo para su manejo. En este artículo, exploraremos las causas del estrés en niños con autismo y proporcionaremos estrategias prácticas para ayudarlos a gestionar y mitigar estos sentimientos.

Causas del estrés en niños con Autismo

Las causas del estrés en niños con autismo pueden variar ampliamente según las características individuales de cada niño.

Sensibilidades sensoriales:

Los niños con autismo pueden ser especialmente sensibles a estímulos sensoriales, como luces brillantes, ruidos fuertes o texturas desconocidas. Estas sensibilidades pueden desencadenar respuestas de estrés.

Cambios en la rutina:

La predictibilidad y la rutina son importantes para muchos niños con autismo. Los cambios inesperados en la rutina diaria pueden causar ansiedad.

Dificultades en la comunicación:

La dificultad para expresar necesidades y deseos puede llevar a la frustración.

Interacciones sociales desafiantes:

Las dificultades para entender y comunicarse con los demás pueden generar estrés en situaciones sociales.


Estrategias para gestionar el estrés

La gestión efectiva del estrés en niños con autismo es esencial para promover su bienestar y reducir las posibles consecuencias negativas.

Crear un entorno calmante:

Proporciona un espacio de relajación que incluya elementos reconfortantes, como luces suaves o música suave.

Proporcionar ayuda visual:

Utiliza herramientas visuales, como horarios visuales y tarjetas de elección, para ayudar al niño a anticipar y comprender las actividades diarias. Esto puede reducir la incertidumbre y el malestar.

Enseñar estrategias de autoregulación:

Enseña técnicas de autoregulación, como la respiración profunda o el uso de objetos sensoriales, para que el niño pueda manejar su estrés de manera efectiva.

Fomentar la comunicación:

Apoya las habilidades de comunicación del niño, ya sea a través del habla, el lenguaje de señas u otros sistemas alternativos. Una comunicación efectiva puede reducir la frustración y el estrés.

Anticipar cambios y transiciones:

Siempre que sea posible, proporciona información anticipada sobre los cambios en la rutina o las actividades. Esto ayuda al niño a prepararse mentalmente y reducir la ansiedad.

Ofrecer oportunidades de elección:

Siempre que sea posible, permita que el niño tome decisiones dentro de límites apropiados puede darle un sentido de control y reducir el estrés relacionado con situaciones fuera de su control.

Incorporar intereses específicos:

Apoya los intereses y habilidades específicos del niño en las actividades diarias, esto puede aumentar la motivación y la participación, lo que a su vez puede reducir el estrés.

Fomentar la participación en actividades sensoriales:

Siempre que sea posible, proporciona oportunidades para la estimulación sensorial que el niño encuentre reconfortante. Esto puede ayudar a reducir la sensación de sobrecarga sensorial y el estrés asociado.


Gestionar el estrés en niños con autismo es un proceso continuo que requiere paciencia, empatía y adaptación. Al comprender las causas del estrés y proporcionar estrategias específicas para el niño, los padres, cuidadores y profesionales pueden ayudar a los niños a desarrollar habilidades para enfrentar situaciones desafiantes.

La combinación de un entorno de apoyo, estrategias de autoregulación y una comunicación efectiva puede marcar una diferencia significativa.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Te invitamos a un WEBINAR ESPECIAL!

Volver
Volver

Metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con Autismo: Estrategias para un crecimiento positivo

Metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con Autismo

En este artículo, exploraremos las metas a largo plazo para el desarrollo de tu hijo con autismo y te proporcionaremos estrategias prácticas para trabajar en conjunto hacia su consecución.

Definiendo las metas a largo plazo:

Algunas metas comunes pueden incluir el desarrollo de habilidades de comunicación, interacción social, autonomía en actividades diarias y logros académicos. Es importante recordar que las metas deben ser realistas y específicas, adaptadas a las capacidades y potencial de tu hijo.


Estrategias para trabajar hacia las metas:


1. Evaluación individualizada:

Comienza por comprender las fortalezas y desafíos únicos de tu hijo. Consulta con profesionales y terapeutas para realizar una evaluación integral que identifique las áreas que necesitan enfoque y las metas a largo plazo que son apropiadas para su desarrollo.

2. Crear un plan individualizado:

Desarrolla un plan individualizado en colaboración con profesionales. Establece metas claras y medibles en áreas como comunicación, habilidades sociales, autonomía y desarrollo académico. Un plan estructurado proporcionará una guía efectiva para el progreso.

3. Terapias y apoyos especializados:

Explora las terapias y apoyos especializados que pueden ayudar a tu hijo a alcanzar sus metas. Terapias como la terapia del habla, terapia ocupacional y terapia conductual pueden ser herramientas poderosas para mejorar habilidades específicas.

4. Integración en entornos Inclusivos:

Trabaja hacia la integración de tu hijo en entornos inclusivos, como la escuela y la comunidad, la interacción con otros niños y la participación en actividades cotidianas pueden fomentar el desarrollo social y la autonomía.

5. Enfoque en las fortalezas:

Comienza por comprender las fortalezas y los intereses de tu hijo y alienta su desarrollo en esas áreas. Las actividades que le apasionen pueden ser una excelente motivación para alcanzar metas relacionadas.

6. Comunicación efectiva:

Fomenta la comunicación efectiva mediante el uso de sistemas de comunicación alternativa, si es necesario. Ayuda a tu hijo a expresar sus necesidades y deseos de manera clara, lo que contribuirá a su independencia.

7. Establecer pasos graduales:

Comienza por celebrar los logros a medida que se alcanzan los objetivos intermedios puede aumentar la motivación y la confianza de tu hijo.

8. Involucramiento familiar:

Asegúrate de que las estrategias se apliquen de manera coherente en casa y en otros entornos junto con terapeutas y profesionales.


¿Quieres entender más? Te recomendamos mirar el último Webinar: Estrategias Concretas para el Lenguaje en Niños con Autismo, por Cristina Oroz Bajo, cofundadora del Método VICON.

Volver
Volver

Actividades beneficiosas para el desarrollo de niños con Autismo

Actividades beneficiosas para el desarrollo de niños con Autismo

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que puede afectar la comunicación, la interacción social y el comportamiento de los niños. Sin embargo, existen numerosas actividades que pueden brindar beneficios significativos para su desarrollo integral. Estas actividades no solo promueven el aprendizaje y el crecimiento, sino que también pueden ser fuente de diversión y conexión.

En este artículo, exploraremos una variedad de actividades que pueden ayudar al desarrollo de niños con autismo.


Actividades sensoriales

Las actividades sensoriales son especialmente efectivas para muchos niños con autismo, ya que pueden ayudar a modular las sensibilidades sensoriales y fomentar la exploración.

1. Juego con arena y agua: Proporciona una bandeja con arena o agua para que el niño explore diferentes texturas y sensaciones. Agregar juguetes y herramientas de juego puede aumentar la diversión y el interés.

2. Pintura con dedos: Proporciona una actividad táctil y creativa que permite al niño experimentar con diferentes colores y texturas.

3. Cajas sensoriales: Crea cajas sensoriales con elementos como arroz, frijoles, cuentas o conchas. Los niños pueden sumergir las manos y explorar los materiales de manera táctil.

4. Juegos con burbujas: Soplar burbujas y perseguirlas puede ser una actividad divertida y terapéutica.


De comunicación y socialización

Fomentar la comunicación y la interacción social es esencial para el desarrollo de niños con autismo.

1. Juegos de imitación: Juegos que involucren la imitación de acciones y expresiones faciales pueden fomentara los niños la comunicación no verbal y el aprendizaje social.

2. Juegos de turnos: Juegos simples como lanzar una pelota de un lado a otro pueden enseñar a los niños a tomar turnos y a practicar interacciones sociales básicas.

3. Juegos de roles: Fomenta el juego de roles, donde los niños asumen diferentes roles y participan en situaciones imaginarias,pueden ayudar a desarrollar habilidades de comunicación y empatía.


Actividades Motoras y de Movimiento

El desarrollo motor es esencial para el bienestar físico y emocional de los niños con autismo.

1. Juegos de saltos y carreras: Crear circuitos de obstáculos, juegos de saltos y carreras pueden promover el desarrollo de la coordinación motora y la fuerza muscular.

2. Juegos al aire libre: Las actividades al aire libre, como andar en bicicleta, columpiarse o trepar, pueden ser estimulantes y ofrecer oportunidades para el desarrollo motor.

3. Yoga y estiramientos: Practicar yoga y estiramientos suaves puede ayudar a mejorar la flexibilidad y la relajación, al tiempo que fomenta la conciencia corporal.


Actividades creativas y artísticas

Las actividades creativas y artísticas son una excelente manera de fomentar la expresión y la imaginación.

1. Arte con materiales variados: Proporciona una variedad de materiales artísticos, como crayones, pinturas, plastilina y papel. Fomenta la creatividad y la expresión a través del arte.

2. Narración de cuentos: Leer y narrar cuentos puede estimular la imaginación y el lenguaje. Anima al niño a crear sus propias historias también.

3. Música y movimiento: La música puede ser relajante y estimulante. Anima al niño a explorar instrumentos musicales o a participar en actividades de baile.


De juego social y en grupo

Participar en actividades de juego en grupo puede ser beneficioso para desarrollar habilidades sociales y de interacción.

1. Juegos de mesa: Juegos de mesa simples, como juegos de memoria o juegos de cartas, pueden ser excelentes para practicar habilidades sociales y turnos.

2. Juegos de construcción: Jugar con bloques y juegos de construcción promueve la colaboración y la comunicación mientras se trabajan en proyectos conjuntos.

3. Actividades en grupo: Participar en grupos de juego estructurados o en actividades extracurriculares puede brindar oportunidades para interactuar con otros niños y practicar habilidades sociales.


Al participar en estas actividades de manera regular, los niños con autismo pueden beneficiarse en términos de desarrollo cognitivo, emocional, motor y social.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contacta con nosotros y te guiaremos!

Volver
Volver

Creando un entorno comunicativo positivo

Creando un entorno comunicativo positivo

La comunicación es una puerta hacia el mundo que nos rodea, y para los niños con autismo, esta puerta puede estar adornada con desafíos únicos. Sin embargo, la creación de un entorno comunicativo positivo puede marcar una gran diferencia en su desarrollo y enriquecer su capacidad para conectarse con los demás. Aquí te presentamos algunos consejos para construir ese entorno cálido y propicio para la comunicación en niños con autismo.

1. Paciencia y empatía:

La paciencia es la base de cualquier entorno positivo, comprende que el proceso de comunicación puede ser gradual y que cada logro merece celebración. Empatiza con las dificultades de tu hijo y ofrécele un espacio donde se sienta comprendido y apoyado.

2. Fomenta la comunicación en todas sus formas:

La comunicación no se limita al habla, alienta y valora cualquier forma de comunicación que tu hijo utilice, ya sea a través de gestos, miradas, sonidos o ayudas visuales.

3. Atención centrada:

Dedica tiempo de calidad para interactuar con tu hijo. Minimiza las distracciones y asegúrate de estar presente durante sus momentos de comunicación.

4. Intereses y motivación para crear un entorno comunicativo positivo:

Conoce los intereses de tu hijo y úsalos como herramientas para motivar la comunicación. Al centrarte en lo que le apasiona, estarás creando un estímulo natural para que participe en el intercambio verbal y no verbal.

5. Modelado y imitación:

Modela el lenguaje y la comunicación para tu hijo, imita sus sonidos, gestos o palabras para mostrarle cómo se puede interactuar. La imitación es una poderosa herramienta para enseñar la comunicación en un contexto más natural.

6. Uso de ayudas visuales:

Las ayudas visuales como imágenes, tarjetas o tableros de comunicación pueden ser herramientas efectivas para facilitar la comprensión y la expresión. Ayudan a dar estructura a las interacciones y reducen la ansiedad.

7. Reforzamiento positivo:

Celebra cada intento de comunicación, por pequeño que sea. El refuerzo positivo, como elogios y recompensas, aumenta la motivación y la confianza de tu hijo para comunicarse más.

8. Ambiente predictible:

Un entorno con rutinas y estructura puede brindar seguridad y previsibilidad, lo que facilita la comunicación. Los niños con autismo a menudo se sienten más cómodos cuando saben qué esperar.

9. Tiempo para escuchar:

Dale a tu hijo tiempo para responder y comunicarse. Evita la prisa y permite que exprese sus pensamientos, incluso si lleva un poco más de tiempo.

10. Aprendizaje divertido:

La diversión y el juego pueden ser vehículos maravillosos para la comunicación. Aprovecha momentos lúdicos para interactuar y comunicarte de manera relajada.

Crear un entorno comunicativo positivo es una inversión amorosa en el desarrollo y el bienestar de tu hijo. Con tu apoyo constante y un ambiente propicio, estarás allanando el camino para que explore, se exprese y se conecte con el mundo que lo rodea.


¿Quieres más ayuda con esto? Te recomendamos mirar el último Webinar: Herramientas Prácticas de apoyo y comunicación en niños con Autismo, de nuestra Fundadora Cristina Oroz Bajo en el que se trataron temas con respecto a la comunicación en niños con autismo.

Volver
Volver

Aprovecha los intereses de tu hijo para mejorar vuestra comunicación

Aprovecha los intereses de tu hijo para mejorar vuestra comunicación

Cada niño es un mundo lleno de intereses únicos y apasionantes. Estos, no solo son fuente de alegría y entretenimiento, sino que también pueden ser poderosas herramientas para fomentar la comunicación y el desarrollo en los niños, especialmente aquellos con autismo. Descubrir y aprovechar aquello que le gusta a tu hijo puede marcar la diferencia en su camino hacia una comunicación más efectiva y enriquecedora.

¿Cómo puedes aprovechar los intereses de tu hijo en la comunicación?

1. Observa y escucha sus intereses:

Presta atención a lo que realmente captura la atención de tu hijo. Puede ser un tema, un juguete, una actividad o incluso un lugar específico. Observa cuándo está más involucrado y emocionado.

2. Incorpora sus intereses en las actividades:

Integra los intereses de tu hijo en las actividades diarias. Por ejemplo, si le encantan los dinosaurios, puedes usar dinosaurios como parte de juegos de roles, actividades de conteo o incluso para contar historias.

3. Fomenta el diálogo:

Utiliza aquello que le gusta a tu hijo como punto de partida para conversaciones. Hacer preguntas relacionadas con sus intereses puede motivarlo a participar y comunicarse.

4. Amplía el vocabulario:

Las cosas que nos interesan, a menudo, vienen con su propio vocabulario especializado. Aprovecha esto para introducir nuevas palabras y conceptos. Por ejemplo, si le gustan los coches, puedes enseñarle palabras como «motor», «ruedas» y «acelerar».

5. Crea oportunidades para compartir sus intereses:

Establece momentos para compartir con tu hijo aquello que le interesa. Puede ser mostrándote algo que le gusta, describiendo una escena o explicándote cómo funciona algo que le fascina.

6. Usa ayudas visuales:

Si tu hijo tiene dificultades en la comunicación verbal, puedes utilizar ayudas visuales como imágenes, pictogramas o tarjetas para representar sus intereses y facilitar la comunicación.

Aprovechar los intereses de tu hijo para mejorar su comunicación no solo es una estrategia efectiva, sino que también es una forma hermosa de fortalecer los lazos entre ustedes.

Al mostrar interés genuino por lo que le apasiona, estás construyendo un camino de conexión y aprendizaje que puede marcar una gran diferencia en su desarrollo y bienestar. 


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te guiaremos!

Volver
Volver

La comunicación en la gestión de imprevistos en niños con Autismo

La comunicación es una habilidad fundamental en la vida de todos los niños, y para los niños con autismo, es aún más relevante en la gestión de imprevistos. Los niños con autismo pueden enfrentarse a desafíos particulares cuando se presentan situaciones inesperadas o cambios en su rutina diaria. En este artículo, exploraremos la comunicación efectiva como herramienta para ayudar a los niños con autismo a afrontar y gestionar los imprevistos de manera más positiva y constructiva.

Comunicación como guía y preparación:

Una comunicación clara y anticipada puede ayudar a preparar a los niños con autismo para los cambios inesperados. Utilizar apoyos visuales, como calendarios o pictogramas, puede proporcionar una representación visual de los eventos futuros, permitiendo que el niño entienda lo que puede ocurrir. Explicar de manera sencilla y concreta las posibles situaciones inesperadas también puede ayudar a reducir la ansiedad y proporcionar una sensación de control.

La importancia de la comunicación no verbal:

Para muchos niños con autismo, la comunicación no verbal puede ser igual de significativa que la verbal. Observar sus señales no verbales puede proporcionar pistas sobre cómo está respondiendo a una situación imprevista. Prestar atención a su lenguaje corporal, expresiones faciales y gestos puede ayudar a adaptar las acciones según las necesidades del niño en ese momento.

Apoyo en la expresión de emociones:

La comunicación es esencial para ayudar a los niños con autismo a expresar sus emociones. Cuando se enfrentan a imprevistos, pueden experimentar sentimientos de confusión, ansiedad o frustración. Para facilitar la identificación de estrategias para afrontar desafíos, fomenta una comunicación abierta y comprensiva puede permitirles compartir sus emociones y preocupaciones.

Creación de un ambiente de comunicación seguro:

Para que la comunicación sea efectiva, es fundamental crear un ambiente seguro y de confianza. Los niños con autismo pueden ser más propensos a la sobreestimulación o al estrés en situaciones imprevistas. Proporcionar un lugar tranquilo y seguro donde puedan comunicarse sin miedo a ser juzgados o interrumpidos les permitirá expresarse de manera más efectiva y recibir el apoyo necesario.

Utilización de técnicas de comunicación alternativa:

Algunos niños con autismo pueden beneficiarse de técnicas de comunicación alternativas, como el uso de sistemas de comunicación aumentativa y alternativa (CAA). Estos sistemas pueden incluir el uso de imágenes, símbolos o dispositivos de comunicación para ayudar al niño a expresar sus pensamientos, deseos y necesidades, especialmente en momentos de imprevistos.

En conclusión, la comunicación como herramienta para ayudar a los niños con autismo a afrontar y gestionar imprevistos es muy poderosa. Al promover una comunicación efectiva, los padres, cuidadores y educadores pueden desempeñar un papel significativo en el bienestar emocional y el desarrollo social de los niños con autismo, facilitando su capacidad para enfrentar y superar los imprevistos que puedan encontrar en su camino.



Si quieres conocer más sobre este tema, te dejamos el enlace de nuestro último Webinar realizado el 29 de agosto, donde Cristina Oroz Bajo, nuestra Cofundadora de Método VICON, compartió unos tips sobre “Padres y profesores trabajando en equipo”.

Volver
Volver

Técnicas para aumentar la motivación escolar en niños con Autismo: ¡Un viaje de descubrimiento y aprendizaje!

El colegio es un lugar lleno de oportunidades, un espacio donde los niños pueden aprender, crecer y conectarse con otros. Sin embargo, para los niños con autismo, puede ser un desafío adicional desarrollar y mantener la motivación para asistir a clases. Afortunadamente, existen estrategias efectivas que pueden ayudar a fomentar la motivación y convertir el colegio en un lugar emocionante y gratificante. En este artículo, y aprovechando la vuelta al cole, exploraremos diferentes técnicas y enfoques para aumentar la motivación de los niños con autismo, y así crear un ambiente escolar estimulante y enriquecedor.

Establecer metas y recompensas:

Ayuda a tu hijo a establecer metas realistas y significativas, ya sea completar una tarea específica, alcanzar un logro académico o socializar con un nuevo amigo. Al reconocer y celebrar los logros, puedes brindarle una motivación adicional para participar activamente en las actividades escolares.

Crear un ambiente positivo:

Fomenta un entorno escolar positivo y de apoyo, donde se promueva el respeto, la inclusión y la aceptación. Los niños con autismo se sentirán motivados cuando se sientan valorados y respaldados por sus compañeros y profesores.

Utilizar el interés personal:

Descubre los intereses y pasiones de tu hijo y busca formas de incorporarlos en el contexto escolar. Esto puede incluir proyectos temáticos relacionados con sus temas favoritos, actividades extracurriculares que despierten su interés o la oportunidad de explorar áreas específicas de estudio que les resulten atractivas.

Fomentar la participación activa: 

Proporciona oportunidades para que tu hijo participe activamente en el proceso de aprendizaje. Esto puede incluir actividades prácticas, proyectos colaborativos o roles de liderazgo dentro del aula. Cuando se sientan involucrados y empoderados, estarán más motivados para asistir a clases y participar plenamente en las actividades escolares.

Establecer rutinas claras:

Las rutinas predecibles y estructuradas pueden ayudar a los niños con autismo a sentirse seguros y cómodos en el entorno escolar. Establecer horarios claros, proporcionar recordatorios visuales y anticipar cambios en la rutina puede reducir la ansiedad y aumentar la motivación para ir al colegio.

Al implementar estas estrategias para aumentar la motivación escolar en niños con autismo, estaremos allanando el camino hacia un viaje de descubrimiento y aprendizaje emocionante. Cada día en el colegio es una oportunidad para que nuestros hijos crezcan, se conecten y se desarrollen en un entorno inclusivo y enriquecedor.


¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

¡Contáctanos y te brindaremos orientación!

¡Os esperamos!

Volver
Volver

Cuidando de mi: consejos para el autocuidado de las madres de niños con autismo durante el verano

El verano es una época llena de momentos especiales y actividades en familia. Es esencial recordar el autocuidado de las madres de niños con autismo, pues el cuidado de los hijos puede convertirse en una tarea que demanda mucha energía y dedicación y en medio de todas las responsabilidades podemos llegar a olvidarlo.

En este artículo, exploraremos la relevancia del autocuidado de las madres con niños con autismo durante estas vacaciones de verano.

Consejos y estrategias para encontrar tiempo para ti, manejar el estrés y preservar tu salud física y emocional mientras atiendes a las necesidades de tu hij@:

1. Prioriza tu bienestar emocional:

Mantener un equilibrio emocional es fundamental para enfrentar los desafíos diarios. Encuentra tiempo para actividades que te relajen y te brinden alegría, como leer un libro, practicar meditación, dar un paseo… Estas pausas aunque sean muy breves te permitirán recargar energía y estar en sintonía contigo misma.

2. Establece límites y busca apoyo:

Aprende a establecer límites saludables y a decir «no» cuando sea necesario. No tengas miedo de pedir ayuda a familiares, amigos y grupos de apoyo. Contar con un sistema de apoyo te brindará el descanso y la asistencia necesaria para cuidar de ti misma. Sabemos que a veces nuestro entorno no es muy amable pero es necesario ir implicándolos en pequeñas cositas que nos brinden un poquito de desahogo.

3. Encuentra tiempo para el autocuidado:

Dedica momentos exclusivamente para ti. Puedes programar actividades que te permitan llevar el foco del pensamiento a otro lugar, activarlo pero desde otra perspectiva como practicar ejercicio físico, disfrutar de un baño relajante o salir a caminar al aire libre. Estos momentos de autocuidado te permitirán recargar energías y mantenerte en equilibrio.

4. Adapta la rutina familiar:

Mantén una rutina diaria durante el verano, adaptándola a las necesidades de tu hij@, por supuesto, pero adecuando una parte de la rutina a tus actividades; si no lo contemplas nunca lo harás. Los niños con autismo se benefician de una estructura clara y predecible, por lo que establecer horarios y actividades regulares, puede ayudar a mantener un sentido de seguridad y estabilidad.

5. Disfruta de actividades en familia:

Encuentra actividades adecuadas para el verano que podáis disfrutar juntos, como juegos al aire libre, visitas a parques temáticos o días de playa. Estos momentos de diversión en familia no solo fortalecerán los lazos afectivos, sino que también proporcionarán un respiro del estrés diario en conjunto.

Como madre de un niñ@ con autismo, el autocuidado se vuelve aún más importante durante el verano. Recuerda que al cuidar de ti misma, estarás mejor equipada para cuidar de tu hij@. No olvides que eres una madre valiente y cariñosa, y que mereces disfrutar del verano mientras cuidas de ti, has de encontrar el momento, la forma y el espacio para poder reconectar contigo y disfrutando de ti.

¡Tómate el tiempo para renovar tu energía y encontrar el equilibrio necesario para ser la mejor versión de ti misma!

Si quieres conocer más sobre cómo aplicar día a día estas recomendaciones, te dejamos el enlace de nuestro último Webinar realizado el 25 de julio, donde Cristina Oroz Bajo, nuestra Cofundadora de Método VICON, compartió unos tips sobre «Verano y Autismo,  imprescindibles para disfrutar en familia».

Volver