Volver

Hagamos de esta navidad, una navidad inclusiva

La Navidad es una época mágica para todos los niños, pero para las familias con niños con trastornos de lenguaje y autismo, las festividades pueden ser difíciles de entender y disfrutar. Por eso es importante celebrar la Navidad de manera inclusiva, de modo que todos los niños puedan participar y disfrutar de las tradiciones navideñas.

Consejos para celebrar la Navidad de manera inclusiva:

1. Comunicación visual:

Los niños con trastornos de lenguaje se benefician de la comunicación visual. Puedes utilizar tarjetas con imágenes, cuentos visuales o aplicaciones móviles para ayudarles a comprender la cuenta regresiva para la Navidad, los eventos especiales que se avecinan y las actividades que realizarán. Por ejemplo, puedes crear un calendario visual con imágenes de los diferentes días festivos, o utilizar tarjetas con imágenes para explicar las tradiciones navideñas.

2. Calendario de actividades:

Un calendario de actividades visuales puede ayudar a los niños a anticipar y comprender las diferentes actividades relacionadas con la Navidad. Esto les proporciona una sensación de previsibilidad, lo que puede ser reconfortante. Por ejemplo, puedes crear un calendario con imágenes de las actividades que realizarán cada día o cada semana.

3. Ambientes sensoriales confortables:

Los niños con autismo a menudo tienen sensibilidades sensoriales. Intenta crear ambientes cómodos durante las celebraciones navideñas, como áreas de descanso silenciosas o con iluminación suave. Esto permite que los niños se retiren temporalmente del caos sensorial y se calmen.

4. Regalos significativos:

Al elegir regalos, ten en cuenta las preferencias y necesidades específicas del niño. Algunos tienen intereses particulares, como colores, texturas o temas específicos. Personalizar los regalos puede hacer que la experiencia sea más significativa. Por ejemplo, puedes comprar un regalo que esté relacionado con el interés del niño, o puedes crear un regalo personalizado con sus propias manos.

5. Tradiciones sensoriales:

Incorpora tradiciones navideñas que involucren los sentidos, como decorar galletas, crear adornos táctiles o participar en actividades sensoriales. Esto no solo proporciona diversión, sino también oportunidades de aprendizaje e interacción social. Por ejemplo, puedes decorar galletas con sabores y texturas diferentes, o puedes crear adornos navideños con materiales que sean agradables al tacto.

6. Comunicación clara y sencilla:

Al explicar eventos o tradiciones, utiliza un lenguaje claro y sencillo. Muchos niños con trastornos de lenguaje o autismo responden mejor a instrucciones directas y visuales. Por ejemplo, puedes explicar la Navidad utilizando un lenguaje sencillo y concreto, o puedes utilizar imágenes para ilustrar los conceptos.

7. Respeto por las necesidades individuales:

Recuerda que cada niño es único, lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Presta atención a las necesidades individuales, observa señales de incomodidad y ajusta las actividades según sea necesario. Por ejemplo, si el niño se siente abrumado por la música alta, puedes reducir el volumen o encontrar un lugar más tranquilo para celebrar.


Celebrar la Navidad de manera inclusiva no solo garantiza que todos los niños puedan disfrutar plenamente, sino que también contribuye a la creación de recuerdos duraderos para cada uno de ellos.

¿Queréis tener más ayuda en este y otros temas para el desarrollo de niños con Autismo?

Volver
Volver

Menos prohibición y más educación en era de pantallas.

Menos prohibición y más educación en era de pantallas.

Vivimos un momento de sentimientos encontrados, semanas con olas de movilización digitales… contra los móviles, pantallas, lo digital y la tecnología. Menos prohibición y más educación en era de pantallas. Todos sabéis que soy la cofundadora de una herramienta online para niños con necesidades educativas especiales. Como madre, pedagoga y terapeuta infantil he podido ver cómo la tecnología está siendo abordada y disto mucho de la mayoría de discursos, medidas y opiniones que leo, veo y oigo.

Cada vez nos alejamos más del fin de la educación. Cuando eso ocurre, rompemos con todo sin criterio y siento deciros que la tecnología ha venido para quedarse.

Si como profesionales no estamos dispuestos a mirar a la tecnología e integrarla orgánicamente en nuestras vidas. ¿Cómo vamos a pedir a nuestros niños que lo hagan? Si no tomamos medidas inmediatas seremos péndulos que se mueven de extremo a extremo. Encontraremos el punto medio, que llegará por tendencia, pero tarde y con consecuencias.

La tecnología ha transformado la manera en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Prohibirla sería como negar la luz del conocimiento. Nuestra misión como pedagogos es apostar por una educación integral que capacite a las personas, especialmente a los niños. Enfrentar los desafíos y aprovechar los beneficios de la tecnología de manera responsable.

No se trata solo de protegerse de los riesgos en línea, sino de cultivar habilidades que promuevan un uso consciente y ético. Gestión del tiempo, la privacidad en línea, la veracidad de la información y el respeto en el ciberespacio para construir una sociedad digitalmente competente y resiliente.

Negar a los niños el acceso a la tecnología es como cerrarles las puertas al futuro que ya está presente en cada rincón de nuestras vidas.

El miedo a lo tecnológico supone una barrera que limita el potencial de un futuro digitalmente empoderado. Los niños son nativos digitales y su preparación para enfrentar el mundo debe incluir habilidades digitales sólidas. Debemos ser guías informadas, enseñando a los niños cómo navegar en este océano digital con responsabilidad y discernimiento. Al superar ese temor mediante la educación, abrimos las puertas a un mundo donde la tecnología es una herramienta valiosa y no en una amenaza.

Es absurdo que mientras el mundo adulto se sumerge en las maravillas y desafíos de la tecnología, pretendamos proteger a las generaciones futuras manteniéndolas ajenas a esta realidad.

En lugar de la prohibición de pantallas, tenemos la oportunidad de la educación a los niños sobre cómo utilizarla de manera constructiva y equilibrada. Proporcionándoles las herramientas necesarias para convertirse en ciudadanos digitales conscientes. Capaces de aprovechar los beneficios de la tecnología mientras mantienen una conexión saludable con el mundo que les rodea.

La educación en salud digital es la clave para forjar un camino hacia un futuro. Ver la tecnología como una aliada, no una amenaza, para las generaciones que están por venir.


Si estás interesado en guiar la educación de tu hijo en relación con la tecnología de manera saludable, asegura tu lugar en nuestro WEBINAR GRATUITO en el botón de abajo.


Cristina Oroz Bajo
madre, terapeuta infantil y cofundadora del Método VICON

Volver